Menu

Escuche Radio América

El asunto de la vida eterna

Casi todos los que conozco han pensado acerca de la muerte. La eternidad es un largo tiempo para pasar en la vida futura.  La Biblia enseña que la paga del pecado es muerte, y sin salvación, nuestro destino es el infierno.  ¿Ha pensado usted, acerca de dónde va a pasar la eternidad?  Si no, entonces escuche este programa. Será alimento para su mente.

La respuesta a la pregunta sobre la vida eterna es muy simple. Todo el mundo necesita adoptar una decisión con respecto a Jesús el Salvador, el Buen Pastor.  Cuando alguien acepta el regalo gratuito de la vida eterna, esa persona vivirá con Él para siempre. Cuando rechaza quién es Cristo lo que hizo en el Calvario y escoge otro sistema de creencias, sus obras no tienen ningún valor.  Jesús es Ese cuya vida fue sacrificada por el pecado.  Su sangre fue derramada como el sacrificio perfecto. Todo lo que se requiere es una decisión voluntaria para aceptarlo, pedir perdón, y “... Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).  Su Espíritu entonces mora dentro de nosotros.

Ahora, ¡aquí está el problema!  La vida es breve, como la brisa que pasa.  Viene y se va, algunas veces antes que nos demos cuenta.  En algunos casos, amigos y familiares mueren sin ninguna advertencia.  Debemos siempre estar preparados para el campanazo final, ya que no hay segundas oportunidades.

Además, hay muchas complicaciones.  A veces las personas están convencidas que han creído, pero en lugar de eso están engañadas.  Jesús mencionó esto, en más de una ocasión.  En realidad es posible creer en el Salvador intelectualmente, sólo de nombre, sin conocerlo personalmente ni haber confiado en Él como Señor y Salvador.  Esto significaría que aunque las personas están convencidas que creyeron, en realidad están en camino hacia el infierno.  Esto es lo que dijo Jesús: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:21–23).

Estas son palabras muy serias y deben motivar a cualquiera que diga ser cristiano, para que examine su vida personal con cuidado. Incluso a personas de estatura espiritual. Esto incluye pastores, maestros, ancianos y miembros de juntas de la iglesia. Un cristiano no debe ser elegido para una posición, sino se ha arrepentido y es obediente.

La Biblia dice que muchos, no pocos terminarán en el infierno.  Y hay quienes piensan que van a estar delante de Jesús como su Salvador, cuando de hecho lo verán como su juez, no porque Él no tiene misericordia, sino porque se negaron a escuchar el llamado del Buen Pastor.

Es de suma importancia que nosotros como ovejas sigamos al Buen Pastor y no a los hombres que se disfrazan en Su nombre.  Satanás tiene muchas maneras de engañar a las ovejas, pero sin duda su forma más efectiva es hacerlo en el nombre del Salvador.

Soy Roger Oakland.  Ésta ha sido una perspectiva bíblica para ayudarle a Entender los Tiempos.

(Traducción: Judith Arias DeRojas)

volver arriba