Menu

Escuche Radio América

La palabra o el mensaje

Las Escrituras han sido traducidas del hebreo y del griego para que la Palabra de Dios pueda ser entendida en los idiomas de nuestros días.  Algunos dicen que necesitamos hacer que la Biblia se pueda comprenderse mejor, si se toman sus palabras y se cambian por las de los hombres.  ¿Es esto bíblico?

Las Escrituras son muy claras.  La Biblia nos ha sido dada por Dios, tal como Pablo declaró en su carta a Timoteo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16).

Mientras que la Biblia ha sido escrita por manos humanas, las palabras fueron inspiradas por Dios.  No sólo son sus palabras inspiradas, sino que declara que a los humanos se les prohíbe alterarlas, añadiendo o quitando lo que Dios ha dicho.  Observe lo que leemos en el libro de Apocalipsis: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18–19).

Por lo tanto, pisamos terreno peligroso cuando nos tomamos la libertad de agregar o borrar algo de la Palabra de Dios.  Sin embargo, vivimos en un día y edad donde parece que para hacer las Escrituras más amigables para los “buscadores”, es aceptable tomar la verdadera Palabra inspirada de Dios y transformarla en las ideas o puntos de vista del hombre.

Consideremos una nueva versión de la Biblia cuyo editor es Eugene Peterson y que se conoce como El Mensaje.  Se le describe como “una traducción contemporánea de la Biblia tomada de las lenguas originales, la cual presenta la manera, ritmo, eventos e ideas en el lenguaje cotidiano”.  Esta versión “parafraseada” de la Escritura, en realidad no es nada más que los pensamientos y puntos de vista de Eugene Peterson.  Peterson ha tomado las palabras cuidadosamente traducidas de la Biblia y las puso en sus propias palabras y modismos elegidos.

Pero, tal vez usted puede preguntar: ¿Y qué hay de malo con esto?  ¿Acaso no es mejor que alguien que esté buscando respuestas lea alguna versión de la Biblia, en lugar de no leer ninguna?  Muchos cristianos, aunque han sido creyentes durante años, afirman que todavía tienen dificultades para entender versiones de la Escritura que han sido traducidas palabra por palabra del texto original.  Y si alguien puede encontrar una forma de hacer la Biblia más comprensible, ¿no sería esto un gran instrumento para sembrar semillas para el evangelio de Jesucristo?

Parecería que tal línea de razonamiento es aceptable.  Pero también sabemos que lo que parece correcto al hombre, puede estar equivocado desde la perspectiva de Dios, igualmente cuando confiamos en los pensamientos del hombre.  Con respecto al “Mensaje” de Eugene Peterson, creo que hay un mensaje que debe ser claro. Si quiere la verdad y toda la verdad, lea la Biblia - no los pensamientos de lo que un hombre cree que Dios ha dicho. De lo contrario podría estar cometiendo suicidio espiritual.

Soy Roger Oakland.  Ésta ha sido una perspectiva bíblica para ayudarle a Entender los Tiempos.

(Traducción: Judith A. DeRojas)

Más en esta categoría: « Teología del Agricultor
volver arriba