Menu

Escuche Radio América

El regalo perfecto

¿Qué es el Evangelio? Para cada creyente cristiano, la palabra “Evangelio” significa “las Buenas Nuevas”. Es un regalo gratuito que cualquiera puede recibir.  Desafortunadamente, tan simple como es, muchas personas lo complican.  ¿Alguna vez le ha presentado el Evangelio a alguien y no lo ha entendido? ¿Podría usar alguna ayuda para hacer el mensaje más claro?

Los cristianos que aseguran que creen en la Biblia, a menudo hablan sobre el Evangelio y lo qué significa ser salvo por el Señor Jesucristo.  Sin embargo, a veces, no importa cuánto uno se esfuerza por explicar el camino de la salvación, ya que las personas simplemente no lo entienden.  Pero... ¿hay una manera de presentar el Evangelio de una forma tan comprensible que incluso un niño puede captar el mensaje de la gracia salvadora de Dios?

Mientras le predicaba a un grupo de personas de habla hispana en Argentina, me vino a la mente una idea para hacer fácil de entender el mensaje de salvación.  Hablando con la ayuda de un traductor, mencioné que tenía una copia de uno de mis libros para dársela a la primera persona que levantara una mano. Tan pronto como el traductor terminó la frase, un niño pequeño sentado en la primera fila respondió.  Su pequeña mano estaba alto en el aire mucho antes que las otras. Lo invité a acercarse a la plataforma. Sin vacilar, tomó el libro y luego rápidamente regresó a su silla.

Y le expliqué a la congregación - “Lo que ustedes acaban justo de observar, fue una demostración de dar y recibir.  El acto de dar el libro, requería acción de dos personas diferentes.  Yo fui, ese que lo dio, y este jovencito ansiosamente lo recibió”.  Luego continué: “El regalo de vida eterna es exactamente lo mismo.  Dios es el que lo da.  Usted y yo somos quienes decidimos si queremos o no recibirlo”.  Luego para dejar claro mi punto final, mencioné que con el regalo de la salvación, no hay límites ni escasez.  “Siempre hay suficiente de esta dádiva para todos”.

También es importante señalar que la salvación viene con una cadena adjunta.  Los receptores deben depositar su fe y confianza en el poder salvador de Jesucristo, el Hijo de Dios. Al hacerlo, reciben la salvación, y el poder transformador del Evangelio comienza su trabajo.  Este es un proceso de toda la vida, de cambiar la existencia del recién adoptado hijo de Dios de adentro hacia afuera.

Ahora quiero hacerle a cualquiera que escuche o lea este mensaje, una simple pregunta: ¿Ha recibido alguna vez el don gratuito que Dios le ofrece?  Aunque quizá  tiene conocimiento del “regalo”, en realidad tal vez nunca lo ha aceptado.  Para hacerlo, debe reconocer quién es Jesús y lo que Él hizo por usted.  También debe admitir que ha estado separado de Dios por su pecado y que necesita pedirle perdón por esto.

Si nunca ha hecho esto, ¿por qué no acepta el regalo de la vida eterna ahora mismo?  Sé que nunca se arrepentirá de tomar esta decisión.  Dice la Escritura: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12–13).

Soy Roger Oakland.  Ésta ha sido una perspectiva bíblica para ayudarle a Entender los Tiempos.

(Traducción: Judith A. DeRojas)

volver arriba