Menu

Escuche Radio América

El origen del carismatismo y la Iglesia Emergente

Los líderes de la Iglesia Emergente aseguran que los cristianos deben adorar en forma individual, como mejor les plazca.  Por medio del arte, la danza, la contemplación, etc.  El pastor Rick Warren asegura que no hay camino, ni forma determinada para acercarse a Dios o para tener compañerismo con Él.

En las páginas 22 al 28 del libro de Gary Thomas Senderos sagrados, dice que hay nueve formas por medio de las cuales las personas pueden acercarse y demostrarle su amor a Dios:

«1.  Los naturalistas se sienten inspirados a amar a Dios al contemplar la maravilla de la naturaleza.
2.  Los sensatos aman al Creador con sus sentidos.
3.  Los tradicionalistas por medio de rituales, liturgias y estructuras que no cambian.
4.  Quienes se dedican a la práctica y ejercicio de la perfección espiritual, aman a Dios en soledad y simplicidad.
5.  Los activistas le demuestran su amor batallando contra las injusticias.
6.  Quienes se preocupan por el prójimo, evidencian su amor satisfaciendo las necesidades de ancianos, enfermos y niños.
7.  Los entusiastas demuestran su amor a Dios por medio de celebraciones.
8.  Los contemplativos lo aman por medio de la adoración, y
9.  Los intelectuales lo hacen estudiando su Palabra».

¿No le suena todo esto familiar?  A mi juicio tal parece que estuvieran describiendo a Caín, a quien yo considero como el primer adorador carismático emergente.  Él deseaba acercarse a Dios y escudriñar las cosas espirituales, pero quería hacerlo en su propia forma y en sus propios términos, en lugar de seguir las instrucciones precisas de la Palabra de Dios.  No quería que lo consideraran una persona “de mentalidad estrecha”.

Caín fue el primer hijo de Adán y Eva, y su hermano Abel fue un profeta, así lo afirmó el propio Señor Jesucristo: “Para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación” (Lc. 11:50, 51).

Dios le habló a Adán y Eva, e instruyó a su familia para que se acercaran a él por medio del sacrificio de un cordero, el cual prefiguraba al Cordero de Dios, al Señor Jesucristo: “A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel” (He. 12:24).

Abel obedeció y presentó la ofrenda prescita, sacrificó un cordero y derramó su sangre, tal como los había instruido Dios.  Caín, sin embargo, decidió acercarse al Creador en conformidad con sus propios términos, por eso llegó ante Él con una ofrenda de frutos y vegetales que había cultivado con su propio esfuerzo.  ¡Y lo hizo porque fue el primer carismático emergente!  ¡Era una persona, tal vez con dotes artísticos, que quería ofrecerle a Dios la obra de su esfuerzo, su trabajo, sus buenas obras!

La ofrenda de Abel fue por fe en la Palabra de Dios, mientras que la de Caín, fue una muestra de su propio orgullo, la presunción de su propio pensamiento: “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella” (He. 11:4).  Dios rechazó la ofrenda de Caín y aceptó la de Abel, como resultado Caín le dio muerte a su hermano.

Dice el recuento bíblico: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.  Después dio a luz a su hermano Abel.  Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.  Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.  Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas.  Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya.  Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.  Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?  Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.  Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo.  Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.  Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano?  Y él respondió: No sé.  ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?  Y él le dijo: ¿Qué has hecho?  La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.  Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano” (Gn. 4:1-11).

Caín pensó que lo más importante en la vida, era expresarse a sí mismo.  Pensaba que Dios se iba a sentir complacido si usaba su propia imaginación y ofrecía una forma creativa de sacrificio.  Pero... ¿Por qué el Señor no se mostró complacido?  Porque no deseaba ni la imaginación humana ni la creatividad como una ofrenda, sino quería que se conformasen a su plan preciso.

En la actualidad los seres humanos han rechazado esta rigidez dogmática y la han sustituido por la teoría del relativismo existencial, el que afirma que en esta vida todo es relativo.  Es decir, que conforme una persona cultiva su propia vida espiritual, inevitablemente expresa la realidad de manera diferente a los otros, porque algo que para mí es bueno, puede ser malo para otros o viceversa.

Por consiguiente, de acuerdo con la imaginación del hombre, hay muchos caminos legítimos a seguir a fin de acomodar las diferentes orientaciones de las personas y las muchas formas por medio de las cuales se expresan a sí mismos.  Es entonces, cuando se permite que los agentes de la sensualidad entren a ser parte de la adoración a fin de apaciguar a los adoradores, pero hacer eso, en lugar de mejorar la adoración termina por destruirla.

El permitir que cada uno se exprese en la forma como desea, llega a ser más importante que complacer a Dios.  Ya que se supone que Dios debe sentirse muy encantado porque los hombres y las mujeres, están tratando de darle lo mejor de sí, algo que es producto de su propio esfuerzo, repitiendo en este proceso el sacrificio de Caín.  Eso es exactamente lo que pasa una y otra vez, con la música de adoración moderna.

La Biblia que en forma indiscutible y sin lugar a dudas, es la Palabra infalible del Dios único, vivo y verdadero, denuncia a otros dioses y otros “libros sagrados” como falsos, al igual que a las religiones que éstas escrituras representan.  Acerca de Jesús, la Palabra de Dios declara: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Jn. 3:36).

Pedro, fue golpeado, encarcelado, y hasta le dieron muerte por haber testificado acerca de la resurrección de Cristo y decirle a los líderes religiosos judíos: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hch. 4:12).

Estas afirmaciones de parte de los apóstoles no pueden ser malentendidas.  Los líderes judíos no habrían perseguido, ni les habrían dado muerte a los discípulos del Señor Jesucristo si ellos lo hubieran presentado como un dios más, que podía sumarse a las demás deidades romanas.  Los cristianos eran considerados como una gran amenaza porque en obediencia al Señor predicaban el evangelio por doquier, y tal como dice Hechos 17:6,  al hacerlo trastornaron el mundo entero.

Los religiosos judíos tampoco hubieran perseguido a los apóstoles y a los discípulos de Cristo, si lo hubieran presentado como uno de los tantos salvadores posibles.  Pero lo que los seguidores de Cristo proclamaron desde el principio fue la afirmación del Señor, cuando declaro: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn. 14:6).  Eso fue lo que hizo que el César romano se viera amenazado y suscitó un odio acérrimo hacia los creyentes.  Hoy en día, sin embargo, para evitar las críticas y que no les llamen exclusivistas, “los cristianos” actuales, en su mayoría, hacen alianzas con los impíos y diluyen el evangelio bíblico.

El cristianismo es una fe bíblica, y la Biblia no es un libro ecuménico, mucho menos emergente.  El cristianismo bíblico no hace alianzas ni compromete sus creencias con ninguna religión del mundo.  Quienes apoyan el movimiento ecuménico en alguna forma, o declaran ser emergentes, no importa la forma agresiva o ruidosa como defiendan tal ortodoxia, la realidad es que no son cristianos bíblicos.  En el mejor de los casos son personas sin conocimiento bíblico, confundidas, profesando dos creencias contradictorias.  Mientras que en el peor de los casos, son “cristianos” deliberadamente fraudulentos.

Pero... ¿Qué es lo que realmente creen?  Estos “creyentes” siempre tratan de quedar bien con todos y no ofender a nadie, lo cual es una maniobra, una estratagema, muy popular hoy en día de parte de políticos y de líderes “cristianos”.

Cualquiera tiene la libertad de inventar una nueva religión, pero nadie tiene el derecho o la libertad para llamarle a esta religión cristianismo.  El cristianismo está cimentado en realidades claras, que son: la Biblia, la historia y la profecía.  Estas tres realidades son innegables y ninguna de ellas puede ser cambiada, alterada o modificada.

Pero... ¿Qué podemos decir entonces de esos líderes y también de denominaciones que aunque se autodenominen cristianas no siguen a Cristo ni tampoco a su Palabra?  En nuestros programas hemos expuestos a muchos de ellos, mencionando sus nombres y documentado su inexcusable hipocresía y engaño.  Todo cristiano que es creyente bíblico, debe rechazarlos sin pensarlo dos veces.

Cualquiera que insista en que el Islam es una “religión de paz” y que Aláh simplemente es otro nombre para Dios, está engañado o está mintiendo.  El Islam es una religión fundada por el profeta Mahoma, quien inició su carrera participando en numerosos asaltos y asesinatos.  Atacando a pueblos pacíficos y caravanas, y condenando al infierno a miles de personas que se rendían ante la promesa que les hacía de que vivirían en paz y en seguridad.

El Islam tiene sus escrituras sagradas El Corán y el Jadid.  El Jadid es una colección de citas, decisiones y ejemplos de conducta del profeta.  Representa la fuente principal de fe del islam y por lo tanto su enseñanza es obligatoria.   La historia del islam a través de sus 1.350 años de existencia es una de las más violentas y sanguinaria de cualquier otra religión.  El islam asesinó a más millones de personas cuando conquistó a India, que todas las que asesinó Hitler en Europa durante la II Guerra Mundial.

El escritor cristiano Dave Hunt documentó la verdad acerca del islamismo en el libro titulado El Día del Juicio.  Bien podríamos decir que todos aquellos que ignoran la verdad indiscutible acerca del islamismo e insisten en llamarle una religión “pacífica” están involucrados en un complot.

No hay duda alguna que el terrorismo actual de parte de los musulmanes no puede ser atribuido solamente a los “fanáticos extremistas” de tal religión.  ¡Este es el verdadero Islam, ha sido así desde su principio!  Los terroristas son musulmanes sinceros que están siguiendo las enseñanzas y el ejemplo de Mahoma, y también sus escrituras que ordenan la conquista del mundo entero, con la amenaza de pena de muerte para todos esos que no se convierten al islamismo.  Es cierto que no todos los musulmanes son terroristas, ¡pero sí casi todos los terroristas son musulmanes!

Los textos “sagrados” y la historia de cada religión son documentos públicos que no pueden ser discutidos, ni tampoco alterados.  Esos quienes tratan de hacerlo, así sean cristianos o musulmanes, y los que aceptan y comparten tales alteraciones con otros, son todos culpables de la misma mentira.

Mientras que los terroristas de hoy en día son musulmanes genuinos que siguen las enseñanzas del Corán y el ejemplo de Mahoma, los “cristianos” que participaron en las cruzadas, y esos que torturaron y le dieron muerte a miles de personas durante la inquisición, no eran cristianos bíblicos, sino simplemente seguidores de Roma, no de Cristo ni de su Palabra.

Los Papas siempre han tenido su propia agenda de conquistar al mundo por la fuerza.  Quienes participaron en la Cruzadas mostraban la cruz como su emblema, pero negaban a Cristo, ya que asesinaban sin compasión a sus hermanos los judíos, donde quiera que ellos estaban.  Cuando los cruzados trataban de recuperar la Tierra Santa en “el nombre de Cristo” de manos de los invasores islámicos que cometían atrocidades en tal lugar, estaban violando la declaración que le hiciera el Señor Jesucristo a Pilatos cuando le dijo: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían...” (Jn. 18:36a).

Cuando Israel atacó y le dio muerte a los canaanitas, que eran un pueblo que ocupaba una área del mundo con fronteras bien definidas, lo hizo para cumplir con el juicio de Dios sobre ellos, ya que eran culpable de maldades y perversiones que ni siquiera son dignas de ser mencionadas.  Dios no le dijo a Israel que intentara “convertir” a esta gente, o que tratara de convertir a otros pueblos ya fuere con la espada o con persuasión, mucho menos que conquistara el mundo entero usando la violencia, tal como declaran las escrituras musulmanas en el Corán y lo confirmó Mahoma, afirmando que es una orden de Aláh.  Estas enseñanzas fundamentales del islam no pueden ser cambiadas sin renunciar a esa religión.

También es muy importante saber que la Biblia, en contraste a los llamados libros sagrados de otras religiones, presenta pruebas concluyentes de lo que afirma.  No mencionamos al cristianismo en contraste con otras religiones, porque el cristianismo bíblico no es una religión, es una relación personal con el Creador, tal como la que tiene un niño con su padre que lo ama.  De la misma manera cada cristiano verdadero tiene una relación personal con Dios por medio del Señor Jesucristo.

El Dios que inspiró la Biblia a través de sus profetas, no demanda una fe “ciega”, tal como afirma el científico y biólogo evolucionista Richard Dawkins y otros ateos como él.  Dios nos ofrece pruebas, ya que está deseoso de razonar con escépticos y no creyentes, eso en el caso de que ellos honestamente quisieran hacerlo.  Por eso dijo por medio del profeta Isaías: “Vengan, pongamos las cosas en claro...” (Is. 1:18a - Nueva Versión Internacional).

La fe en Dios y en su Palabra es la única respuesta razonable para todas las preguntas con que nos confrontan los ateos, y estas respuestas nos la da Dios en las Escrituras.  Pedro nos recuerda que los verdaderos seguidores de Cristo no son una amenaza para nadie, sino que dice: “Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.  Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal” (1 P. 3:15-17).

La prueba principal que Dios ofrece de su propia existencia y de que la Biblia es su Palabra, es obviamente la profecía.  La profecía nos anticipa eventos, siglos y hasta milenios antes que sucedan.  La profecía bíblica siempre se cumple en todos sus detalles.

La profecía es algo único de la Biblia, algo que no encontramos en los textos de las demás religiones, antes bien algunos de esos libros sagrados sí contienen profecías falsas.  Los profetas de Israel dieron cientos de profecías concernientes al Mesías, para que pudieran identificarlo sin lugar a dudas cuando llegara como un humilde bebé nacido de una virgen.

Después de la resurrección, los apóstoles predicaron el evangelio a todo el mundo entonces conocido, tal como Cristo les había encomendado.  Las dos primeras piezas de evidencia fueron:

1.  El propio testimonio de los apóstoles como testigos visuales de lo que Cristo enseñó e hizo, incluyendo su crucifixión y resurrección.  Estas verdades les costó la vida como mártires, ya que se rehusaron a negar la verdad que sabían, y
2.  Las muchas profecías en las Escrituras que fueron dadas cientos de años por adelantado, y que se cumplieron al pie de la letra en la vida, muerte y resurrección de Cristo.

No existe excusa alguna para que todo Israel no hubiera estado anticipando su llegada y no le hubiera dado la bienvenida a Jesús de Nazaret como el Mesías prometido.  ¿Cómo es posible que estos israelitas hayan cerrado sus ojos a la obvia realidad que este hombre que sanó a miles, que hizo tantos milagros enfrente de multitudes y hasta resucitó a los muertos, quien era la persona de quien más se hablaba en toda Judea y Galilea, llegara en el preciso momento anticipado por los profetas para la venida del Mesías?

•   Isaías registró esta promesa aproximadamente en el año 742 A.C.:  “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Is. 7:14).

Y nos dice Mateo sobre su cumplimiento: “...Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo” (Mt. 1:18).

•   También dijo el profeta Miqueas en el año 710 A.C.: “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” (Mi. 5:2).
Y luego declaró Mateo 2:1: que “...Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes...”.
•   Dijo Salomón: “Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones” (Sal. 72:10).
Y he aquí su cumplimiento: “...Vinieron del Oriente a Jerusalén unos magos ...venimos a adorarle... Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra” (Mt. 2:1, 2, 11).
•   Dijo Isaías por inspiración divina en el año 712 A.C.: “Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos” (Is. 53:2).
Los evangelistas registraron que los judíos decían de Jesús: “¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón?  ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas?  Y se escandalizaban de él” (Mr. 6:3).
•   Isaías dijo del Mesías en el año 712 A.C.: “No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles” (Is. 42:2).
Mateo lo confirmó: “Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, y les encargaba rigurosamente que no le descubriesen...  No contenderá, ni voceará...” (Mt. 12:15, 16, 19a).
•   El profeta Zacarías registró esta profecía en el año 487 A.C.: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna” (Zac. 9:9).
Su cumplimiento tuvo lugar en el año 33 de la era cristiana: “Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga” (Mt. 21:5).

Ésta última profecía tuvo cumplimiento el día en que Jesús hizo su entrada triunfal a Jerusalén, lo cual hoy se conmemora como Domingo de Ramos.  Fue ese día en que las multitudes se aglomeraron en el camino hacia el Monte de los Olivos: “Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David!  ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!  ¡Hosanna en las alturas!  Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste?  Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea” (Mt. 21:9-11).

Cuatro días después fue crucificado, un cambio de actitud asombrosa, pero todo ocurrió exactamente como fue profetizado así en Salmos 22:14-18: “He sido derramado como aguas, y todos mis huesos se descoyuntaron; mi corazón fue como cera, derritiéndose en medio de mis entrañas.  Como un tiesto se secó mi vigor, y mi lengua se pegó a mi paladar, y me has puesto en el polvo de la muerte.  Porque perros me han rodeado; me ha cercado cuadrilla de malignos; horadaron mis manos y mis pies.  Contar puedo todos mis huesos; entre tanto, ellos me miran y me observan.  Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes”.  ¡Y después de esto tuvo lugar la resurrección!

Sin ningún lugar a dudas su cuerpo había desapareció, la tumba estaba vacía, a pesar de la guarnición de soldados que la custodiaba.  Frank Morrison un individuo que cuando era escéptico examinó la evidencia y estaba determinado a demostrar que la resurrección no había ocurrido, presentó una historia fascinante en el libro que escribió titulado ¿Quién movió la piedra?  Él mostró sin dejar duda alguna, que la única explicación posible era que la resurrección sí había ocurrido exactamente como los discípulos habían testificado, aunque les costó la vida haberlo dicho.

En la actualidad, Estados Unidos y el mundo entero no son menos culpables que Israel en su rechazo a Cristo.  Nosotros tenemos más pruebas hoy en día, que todas la que los judíos tenían en ese entonces.  La perversión de un cristianismo falso y el rechazo al evangelio ha atacado a la humanidad con una ceguera loca.

Esto es bastante obvio cuando vemos que los “cristianos” están aceptando al islamismo como una religión amiga.  El ex presidente Bush declaró abiertamente tener en la Casa Blanca una copia del Corán, el cual es un libro abiertamente anticristiano.  Y el mandatario actual tiene vínculos estrechos con el islam.  ¿Cómo una persona con sentido común puede insistir sinceramente que el Alán del islam, que odia a Israel, es el Dios de la Biblia, quien por doce veces declara que es el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, y “Además dijo... a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos” (Ex. 3:15)?  A quien 203 veces se le llama en la Biblia “el Dios de Israel”.

Muchos líderes de la iglesia presente insisten en apoyar el islamismo como un amigo y un socio pacífico del cristianismo.  Pero El Corán contiene mas de cien exhortaciones que instigan a sus seguidores a tomar el mundo por medio de la violencia.

Dieciséis veces declara que Aláh no es un padre y no tiene hijo, niega que Cristo es Dios, declara que él no murió en la cruz por nuestros pecados, sino que fue otro quien murió en su lugar.  Niega la resurrección y declara que si uno cree en la Trinidad irá al infierno.  Sabiendo todo esto ¿cómo puede alguien deducir que Aláh es el mismo Dios de la Biblia y que el islamismo es un amigo del cristianismo?

¿Y qué diremos de los líderes emergentes actuales que aseguran que debemos unirnos en amor con los diferentes credos y con los homosexuales, porque lo que importa es el amor?

Rick Warren uno de los líderes evangélicos más conocidos de la actualidad, tiene un plan ambicioso llamado P.E.A.C.E., con el cual espera introducir el reino de Dios aquí en la tierra.  El acrónimo en inglés traduce paz.  Su meta es el establecimiento de nuevas iglesias y tener compañerismo con otras, equipar a los líderes, asistir a los pobres, cuidar de los enfermos y educar a la próxima generación.

Mientras los líderes políticos y económicos alrededor del mundo han discutido previamente programas sociales similares a fin de acabar con los problemas del mundo, hasta ahora todos han fracasado.  Sin embargo, Warren está convencido que ha descubierto el componente perdido para el éxito, una iglesia en la que estén incluidos todos los credos y denominaciones.

Parte del proceso de Warren es que la iglesia acabe con sus diferencias con otras religiones y entidades seculares, para que así pueda desarrollarse en un cuerpo más poderoso y efectivo.  En una conversación con Charlie Rose el entrevistador de PBS, de Public Broadcasting Service, el 17 de agosto de 2006, Warren define así esta idea:  «Cuando salgo a otro lugar y comienzo a decirle a las personas, ‘¿Desearía trabajar con nosotros en asuntos relacionados con la pobreza, enfermedades, sida, analfabetismo e injusticia?’  A menudo encuentro que tienen menos disposición a colaborar con nosotros que la disposición que nosotros tenemos para hacerlo con ellos.  En otras palabras, estamos diciéndoles: ‘Ustedes no tienen que cambiar sus creencias para poder trabajar con nosotros’.  Si sólo puede colaborar con aquellos con los cuales está de acuerdo, entonces está excluyendo a la mayor parte del mundo.  Es cierto, yo no le insisto a los musulmanes que cambien sus creencias por mí para que puedan trabajar en asuntos sobre pobreza.  No le insisto a un homosexual que cambie su forma de ser.  Ellos no van a aceptar lo que yo creo, como tampoco yo voy a aceptar lo que ellos creen».

Al decir «Ustedes no tienen que cambiar sus creencias», Warren es capaz de extender los límites de su plan global de paz para incluir virtualmente cada sistema de creencias y persuasiones.

En la entrevista con Charlie Rose, Warren hace una declaración extraordinaria.  Mencionó que había conocido al líder de un grupo activista de homosexuales y le explicó a Rose que había encontrado solidaridad con él.  Dice: «Justo me acabó de reunir con Eric Sawyer, el presidente y co-fundador de ACT-UP.  Y le dije: ‘Eric, ¿cómo puedo ayudarte para que se escuche tu mensaje?  Sé que te preocupas por las personas que están muriendo.  ¿Cómo puedo ayudarte para que escuchen tus palabras?’.  Él respondió: ‘Usa tu autoridad moral’.  Y estoy trabajando con estas personas».

La iglesia de Warren que incluye a todos, abarca un amplio espectro de creyentes con una causa común.  Esta iglesia, no sólo engloba a los creyentes cristianos, sino también a todos los que comparten las mismas metas de él y están dispuestos a ser parte del plan de P.E.A.C.E.

En la entrevista, Charlie Rose le preguntó a Warren si estaría dispuesto a trabajar junto con los católicos para establecer su plan, y Warren respondió: «El cristianismo es un movimiento global.  De hecho, el cristianismo fue global doscientos años antes que alguien comenzara a hablar sobre globalismo.  Es la única organización mundial en el planeta.  Hay 2.300 millones de cristianos en el mundo».

Warren identificó a esos 2.300 millones de cristianos, cuando le dijo a Rose: «Probablemente 600 millones de ellos, creo que son católicos.  Así que cuando los pone juntos, es la organización más numerosa en el mundo.  No sólo es la red en la que yo estoy incluido, sino que he estado entrenando a líderes por 26 años.  Hemos entrenado a unos 400.000 pastores en unos 163 países, todos de diferentes denominaciones.  Bueno, este sistema de 400.000 pastores, es pequeño, sólo una red diminuta comparada con todo el cristianismo alrededor del mundo».

En el año 2005, Warren habló ante la organización liberal el Foro sobre Religión.  A fin de clarificar la naturaleza ecuménica del plan de P.E.A.C.E. y la fuerza global que cree que podría tener, hace esta aclaración en el libro Mitos de la moderna mega iglesia: «Ahora, cuando se tiene un 25% de América básicamente católico, y 28 a 29% de América evangélico, juntos, es lo que se llama una mayoría.  Y es un bloque muy poderoso, si permanecen unidos en asuntos particulares... Yo le animo a que mire a esta alianza en desarrollo entre protestantes evangélicos y católicos».

La reforma de Rick Warren, la cual según él y sus seguidores, instaurará el reino de Dios mediante la cooperación global por una causa común, incluirá católicos, musulmanes, ateos y homosexuales, una combinación completamente opuesta a lo determinado por Dios, quien dijo: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia?  ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?  ¿Y qué concordia Cristo con Belial?  ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?  ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?  Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Co. 6:14-16).

Aunque en términos humanos lo propuesto por Rick Warren pueda parecer muy encomiable, ya que aparentemente todo es por el bien de la humanidad, se trata de la religión de Caín, quien sin duda fue el primer carismático emergente.

A continuación compartiremos con usted un informe sobre la Conferencia Nacional de Pastores que se celebró del 10 al 13 de febrero de 2009 en San Diego, California, y al mismo tiempo, darle otra advertencia más acerca de la Iglesia Emergente y su influencia creciente.

La conferencia fue patrocinada por Zondervan e InterVarsity Press, dos de las casas publicadoras de libros cristianos más grandes e importantes en Estados Unidos.  Los autores asociados con ellos representan la corriente principal de los evangélicos hoy, al igual que su crema y nata, desde Bill Hybels, el pastor y fundador de la Iglesia Willow Creek Community, en South Barrington, Illinois, una de las iglesias con mayor asistencia en Estados Unidos, con un promedio de 17.000 miembros; Rick Warren pastor de la Iglesia Saddleback en Lake Forest, California con un promedio de 20.000 miembros; hasta Rob Bell, pastor y fundador de la Iglesia Bíblica Mars Hill en Grandville, Michigan, y Brian McLaren, fundador y pastor de la Iglesia Comunitaria Cedar Ridge en Spencerville, Maryland.

La revista Christianity Today estuvo representada de manera prominente en la conferencia.  Andy Crouch, su editor en jefe, fue uno de los principales conferencistas y entrevistadores, y fue también quien pronunció la oración y dio comienzo a la adoración inicial.  Otros conferencistas fueron Hybels, Bell, Leighton Ford, Gordon Fee, Shane Claiborne, J.P. Moreland, John Ortberg, David Kinnaman, Scot McKnight, Alex McManus y Christopher Wright, todos líderes prominentes en la comunidad evangélica de Estados Unidos.  Asistieron cerca de mil quinientos pastores y obreros cristianos.

«Iglesia Emergente»es el nombre que le han dado algunos evangélicos en estos días, al nuevo planteamiento a las misiones y la vida en la iglesia.  Pero si hablamos más claramente, la Iglesia Emergente es simplemente la última herejía dentro del amplio nuevo sistema de creencias del evangelicalismo.

Cuando este nuevo evangelicalismo hizo su aparición en el escenario del mundo en la década de 1940 con su atrevido repudio al separatismo, y su énfasis en entablar diálogo con los herejes, dejó la puerta abierta para que se infiltraran todo tipo de herejías en el rebaño evangélico, y eso fue exactamente lo que ocurrió.  La Biblia no hace advertencias en vano cuando dice: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Co. 15:33).

Las enseñanzas de la Iglesia Emergente tienden a ser complicadas, complejas, contradictorias y confusas.  Es como si tratáramos de sujetar un vaso de vidrio a una mesa usando un punzón para picar hielo.  Si lo intentáramos el vaso se haría añicos.

Además está evolucionando y hay un lado conservador en el asunto de la Iglesia Emergente, que complica aún más las cosas.  A pesar de todo, debemos hablar de ella porque su influencia está creciendo.

Brian McLaren contó cómo en la Iglesia Willow Creek Community, nunca se había pronunciado un sermón sobre el medio ambiente, pobreza y paz, hasta el año pasado, mientras que ahora se encuentran cambiando el mundo, marchando lado a lado junto con quienes llevan la batuta en la edificación del reino.  Permítame decirle, la Iglesia Willow Creek Community no es sólo una mega-iglesia en Chicago, sino que se trata de una asociación de doce mil iglesias.

Los emergentes McLaren, McKnight y Claiborne, hablaron en la conferencia de cambio en la Iglesia Willow Creek Community en abril de 2008.

McLaren también describió la zambullida de Warren en las aguas de la Iglesia Emergente con su plan P.E.A.C.E.  Cuando lo inició en abril de 2005, Warren dijo que cambiaría el mundo.  Él desea reclutar a un millón de soldados a pie, a fin de vencer a los cinco gigantes globales, que según él son: la pobreza, enfermedades, sida, analfabetismo e injusticia.  Para alcanzar su objetivo está convocando una amplia alianza ecuménica interdenominacional de evangélicos, modernistas, católico romanos, ortodoxos, judíos, hindúes, budistas, homosexuales, personas a favor del aborto, etc.

Warren promueve a McLaren a través de su página de internet.  Asimismo alaba al radical y muy liberal Leonard Sweet.  Incluso recomienda su libro Tsunami del alma, el cual dice en su portada: «Es tiempo para una reforma posmoderna... Reinvéntese a sí mismo para el siglo XXI o muera.  Algunos prefieren morir que cambiar». Warren y Sweet colaboraron en un estudio grabado titulado Corrientes de cambio, y Sweet habló en la Iglesia Saddleback de Warren, en enero de 2008 en una conferencia para entrenamiento.

Warren es un pastor prominente de la Convención Bautista del Sur, una denominación que está completamente saturada con la filosofía emergente.

El blanco de los emergentes son nuestros nietos

Tratamos de seguir muy de cerca las actividades de la Iglesia Emergente, y nos hemos estado informando acerca de esta conferencia que acaba de celebrarse en San Diego, porque nos preocupan mucho los jóvenes.  El blanco de los evangélicos emergentes son nuestros hijos y nietos.  Brian McLaren aconsejó a sus seguidores que fuesen pacientes porque era imposible cambiar a las iglesias de la noche a la mañana.

En su libro publicado en inglés en el año 2008, Encontrando nuestro camino: El regreso a las prácticas antiguas, McLaren describió su plan para infiltrarse en las iglesias y en las instituciones cristianas que están rechazando a la Iglesia Emergente en la actualidad.  Dice en la página 233: «Pero con el paso del tiempo, lo que ellos rechazan, encontrará o creará un espacio seguro fuera de sus fronteras, convirtiéndose en un recurso, a fin de que muchos, si acaso no todos los nietos de los fundamentalistas hoy, aprendan, crezcan y se aparten de las batallas mal dirigidas de sus antecesores».

Para ponerlo bien claro, lo que McLaren trata de decir es que la doctrina emergente se infiltrará en las iglesias bíblicas por medio de recursos tales como libros, videos y por internet.

Así es exactamente como este nuevo evangelicalismo ha ido penetrando tan profundamente en las iglesias bíblicas fundamentalistas y las iglesias bautistas independientes, durante las dos décadas pasadas.  Sin lugar a dudas será el medio por el cual las doctrinas emergentes continuarán propagándose en los años venideros.

Esta conferencia representa el fruto del Nuevo Movimiento Evangélico fundado por Billy Graham y Harold Ockenga, una figura líder del siglo XX en el movimiento reformista conocido como «Neo-evangelicalismo».  Tanto Graham como Ockenga pertenecen a la generación de líderes evangélicos que rechazaron el fundamentalismo.  Fundaron el Seminario Teológico Fuller y la revista Christianity Today, y ambas organizaciones estuvieron muy bien representadas en esta conferencia.  Hace cincuenta años estos hombres dijeron: «Renunciamos al separatismo», por eso la Iglesia está hoy en la situación en que se encuentra.  Creo que esta es una advertencia bien clara para cualquier cristiano bíblico que se sienta tentado a avanzar en esta dirección contemporánea.

Agentes de cambio

La meta de la Iglesia Emergente es transformar las iglesias bíblicas tradicionales en un nuevo modelo emergente, y para lograrlo se están valiendo de diversas técnicas.

Una es fomentar dudas y hacer que las personas comiencen a volver a examinar todo lo que creen, pero al hacerlo no los guían hacia la Biblia en busca de respuestas.  No es malo examinar las cosas y convencerse respecto a lo que uno cree, pero nuestro pensamiento debe estar estrechamente unido a la Escritura, de otra manera nos encontraremos en un profundo conflicto espiritual.

Otra táctica es hacer que las iglesias se vean a sí mismas a través de los ojos del mundo y animarlas para que se adapten a este punto de vista.  Por ejemplo, como en el mundo es incorrecto estar juzgando o criticando a los demás, la iglesia debe dejar de hacerlo y ser tolerante, haciéndole un alto a la predicación negativa.

Como las personas en el mundo no deben hablar ni mirar mal a los homosexuales, entonces las iglesias deben adoptar un nuevo enfoque a los temas sexuales, deben abstenerse de hablar de la homosexualidad como un pecado, y si por alguna circunstancia tuvieran que referirse a ello, decir simplemente que se trata de personas que tienen una forma diferente de expresar su amor hacia otros.  Y si tienen que referirse a prostitutas, decir que estas damas son simplemente sexo-servidoras.

Aseguran que el pueblo de Dios debe tratar de entender primero a las personas a las cuales quieren alcanzar y preocuparse por lo que creen, para que al acercarse a ellos no se use ningún tipo de lenguaje que pueda lastimarlos en alguna forma, ya que permanece el hecho que el mundo siempre ha mirado a los cristianos en forma negativa.

Claro que, eso fue cierto en el primer siglo de la era cristiana y es cierto hoy.  El Señor Jesucristo dijo:
•   “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.  Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.  Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra” (Jn. 15:18-20).
•   “Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Jn. 17:14).

La única manera de cambiar la forma negativa cómo el mundo ve a los cristianos bíblicos, es comprometiendo la fe.  La solución de la Iglesia Emergente de convertir el cristianismo en algo atractivo para todos, no es una opción para los cristianos bíblicos.

Otra táctica que usa la Iglesia Emergente para llevar a cabo el cambio es promover posiciones doctrinales contradictorias.  Esto es lo que se conoce como el acercamiento dialéctico.  Las casas publicadoras Zondervan e InterVarsity Press explican y resumen todo esto muy bien.  Algunos de sus escritores son hombres que aseguran creer en la Biblia, tienen un testimonio personal de salvación y supuestamente creen en el infierno, tal como Bill Hybels y Rick Warren, mientras que otros, como Brian McLaren, no creen en el sacrificio expiatorio del Señor Jesucristo.

Estas posiciones contradictorias, finalmente llevan a los creyentes a concluir que la doctrina no puede conocerse en forma dogmática y que definitivamente no es importante porque lo único que hace es causar división.

Cristianismo mundano

La mundanalidad que impregna la Iglesia Emergente es absolutamente increíble.  Las sesiones generales de la Conferencia Nacional de Pastores, comenzaron con una media hora de comedia: chistes y buen humor, algunos de estos chistes bien groseros.  Esta media hora de buen humor, fue seguida por conciertos de rock pesado que se escuchaban a través de potentes parlantes, acompañado con luces de colores, humo y pantallas gigantescas de proyección.  Todo esto se llevó a cabo en un gran salón a media luz.

Algunos de los conferencistas, tal como Will Willimon, dirigente de la Iglesia Metodista Unida, usaron palabras tan profanas que no nos atrevemos a repetirlas para no ofender a los lectores.  Mientras que las damas estaban vestidas en forma completamente indecorosa.

Incluso hasta los grupos más conservadores de la Iglesia Emergente están comprometidos en forma impactante con el mundo.  Aseguran, que aunque en apariencia lucen como mundanos, no se conforman al mundo.  ¡Nada más lejos de la verdad, porque la realidad es que están profundamente conformados al mundo!

Mark Driscoll, pastor de la Iglesia Mars Hill en Seattle, Washington, dijo para la revista Christianity Today del 21 de septiembre de 2007, «que era teológicamente conservador y culturalmente liberal». Critica al fundamentalismo que se atreve a tirar piedras contra esta cultura y se define a sí mismo como relevante, contextual, agradable y atractivo.

Driscoll dice, en la página 103 de su libro publicado en inglés La reforma radical: «Los cristianos fundamentalistas van demasiado lejos y consideran que todo es pecado, prohíben algunas actividades culturales que la Biblia ni siquiera menciona, tal como escuchar ciertos estilos de música, hacerse tatuajes, ver películas, fumar cigarrillos, consumir  licor, y hacerse perforaciones en el cuerpo para colocarse adornos o dijes, sin tener en cuenta para nada la cultura de cada persona».

En la página 70, Driscoll afirma que «aprendió a predicar escuchando a comediantes famosos.  Dijo que ver y escuchar a diario al comediante Chris Rock había sido una mejor homilética, que la mayoría de clases sobre la materia».

La iglesia de Mark Driscoll patrocina una de las fiestas más famosas de año nuevo en Estados Unidos.  La celebración de diciembre de 2007, con un bar colmado de champaña, se llamó «Parranda caliente» y fue amenizada por uno de los doce grupos musicales más populares en el noroeste del país.  Se invitó a los participantes a que fueran y disfrutaran bailando en la enorme pista de baile, recordándoseles que debían llevar sus tarjetas de identidad para poder disfrutar de las bebidas alcohólicas.

La Iglesia Mars Hill ofrece incluso clases para aprender a beber cerveza y opera el Teatro Paradox, en el cual se han presentado cientos de conciertos de rock secular.  En uno de esos conciertos los integrantes de una banda punk de rock actuaron desnudos.

Dice en la página 134 del libro de Driscoll, que la Iglesia Mars Hill incluso presenta películas con alto contenido sexual.  De hecho, Driscoll afirma que algunos de sus sermones han recibido la clasificación «Equis», es decir, que son para adultos.  ¡Y esto, estimado lector, es el lado conservador de la Iglesia Emergente!  La palabra de Dios dice:

•   “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Ro. 12:2).
•   “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.  Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Jn. 2:15).

La mezcolanza ecuménica

La variedad doctrinal representada en la conferencia era increíble.  Había presbiterianos, metodistas, luteranos, episcopales, pentecostales, menonitas, de la Iglesia Unida de Cristo, católico romanos y otros.

Uno de los conferencistas fue el sacerdote católico africano Emmanuel Katongole, quien enseña en la Escuela Afiliada de Teología Duke Divinity. Se trata de un judío agnóstico que escribió un libro describiendo a Dios como una mujer.  Otro fue William Paul Young, autor del best seller titulado La cabaña, quien niega la infalibilidad de las Escrituras, el sacrificio sustituto del Señor Jesucristo, la expiación por la sangre, el infierno eterno, el creacionismo y la caída literal.

Todos ellos fueron aceptados cálidamente por los otros conferencistas y los mil quinientos pastores y obreros cristianos asistentes.  Nadie en la conferencia se atrevió a pronunciar una palabra de discrepancia en contra del otro.

El odiado fundamentalismo bíblico

El único enemigo claramente identificado y atacado fue el fundamentalismo bíblico.  La conferencia fue alabada grandemente por una amplia variedad de herejes, pero el creyente que toma la Biblia con seriedad y que está ansioso por contender por la fe, fue ridiculizado.  Hasta fueron objeto de las burlas de los comediantes.  Michael Jr. les llamó los «excesivamente salvos». Contó un grosero chiste de un perro que se estaba lamiendo a sí mismo, y terminó diciendo: «Si usted no se ríe es porque pertenece a los ‘excesivamente salvos’».

Brian McLaren, por su parte, hizo mofa de todos esos que creen en una creación literal de seis días.

Cuando Rod Bell se refirió a esos que desean mantener la pureza doctrinal y la exactitud teológica y hacerles la vida difícil a los pastores emergentes, citó a Tito 3:10 de la Nueva Versión Internacional, la cual dice: «Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo», aconsejando que así era como debían tratar a los pastores puritanos fundamentalistas.  Esta perversión de las Escrituras pone la verdad de cabeza.  La verdad en sí puede ser divisiva.  El Señor Jesucristo y los apóstoles causaron grandes divisiones.  Pero el apóstol Pablo se estaba refiriendo aquí, a esos que causan división con enseñanzas falsas y rehúsan someterse a la verdad.

Un imán para los rebeldes

La Iglesia Emergente es un imán para todos esos que han rechazado la fe anticuada del Nuevo Testamento y quienes desprecian a las iglesias tradicionalmente bíblicas, la predicación bíblica y a esos que exponen los errores en la doctrina y no aceptan los diferentes estilos y caminos para acercarse a Dios.

En una entrevista grabada en un video, Zach Lind, el baterista de la banda de rock secular Jimmy Eat World, cuenta que creció en una iglesia bautista conservadora y que hizo profesión de fe cuando era muy joven, pero que lo había hecho únicamente para no quedar excluido de la comunión con los hermanos.  Amaba secretamente el rock y no quería escuchar las predicaciones en contra de esta música, así que terminó finalmente por abandonar la iglesia y no regresó al cristianismo hasta que descubrió a la Iglesia Emergente.  Ahora tiene la libertad para ser cristiano y continuar como baterista de un grupo de rock que produce videos pornográficos.

A continuación citaremos una porción de su entrevista.  Dice el señor Lind: «El sistema de creencias que ellos enfatizaban no resonaba necesariamente en mi interior.  Por ejemplo, cuando estaba comenzando la escuela secundaria, nos presentaron un video titulado ‘Campanas del infierno: El peligro del rock and roll’.  Pero en secreto yo era un gran fanático del rock and roll, me gustaba escuchar a las diferentes bandas de música que la iglesia típicamente no aprobaba... Finalmente, en la escuela superior comencé un grupo musical con unos amigos; eso fue hace 15 ó 16 años, y todavía hoy seguimos siendo un grupo de rock secular.  He vivido en el mundo y me he dado cuenta que muchas de las cosas supuestamente buenas que aprendí en la iglesia cuando niño, no me sirvieron para nada cuando entré en el mundo real.  Cuando estaba tratando de reconciliar esa clase de cosas, me sentía como en una caída libre.  La estructura del cristianismo no era viable para mí.   Fue muy bueno haberme puesto en contacto con algunos escritores como Brian McLaren, Rob Bell y Dallas Willard, quienes me dieron una estructura diferente, una perspectiva distinta para poder construir una vida de fe que realmente resuene en mi interior.  Debido a mi experiencia con la banda, y sea cual fuere la notoriedad que hubiere alcanzado con eso, he sido capaz de hacer amistad con personas a quienes realmente respeto y quienes realmente me han ayudado en mi formación.  Ha sido algo muy inspirador... El evangelio en que creo ahora, es totalmente diferente al evangelio con que crecí.  El evangelio que me enseñaron de niño era un evangelio de transacción, la idea de que si tenía una creencia correcta ahora, de alguna forma sería salvo de algún tipo de castigo más adelante.  Willard me recordó que el reino de Dios no se trata de ningún destino futuro, sino que el reino de Dios es ahora».

Este tema es común entre la Iglesia Emergente

En el libro Azul como el jazz, Donald Miller cuenta cómo se vio restringido por la enseñanza de iglesias de tipo tradicional.  Él deseaba beber cerveza, ver películas obscenas, hablar malas palabras y tener como amigos a rebeldes y ateos.

En su libro Una guía de renegado a Dios: Encontrando vida fuera de la iglesia convencional, David Foster se burla de los que andan con su cantaleta bíblica y aboga por un cristianismo que se rebele y no acepte ser domesticado.  Y dice en la página 8, «que no debemos aceptar que se nos diga qué hacer y cómo comportarnos».

En su libro Si la gracia es tan incomparable, por qué no nos gusta, Donald McCullough dice en la página 104, que detesta el tipo de predicación que declara: «No haga esto, no haga aquello... frene sus apetitos, reine sobre su deseo, disciplínese y sacrifíquese».

Estas personas son rebeldes en contra del plan de enseñanza dado en la Biblia, y la Iglesia Emergente, tal como está profetizado en la Escritura, tiene un poderoso atractivo para todos ellos en estos últimos días, es como un imán para la rebelión: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Ti. 4:3, 4).

Esta profecía describe un gran rechazo a las verdades bíblicas de parte de personas que profesan ser cristianas.  Dice que rechazarán la sana doctrina dada en la Biblia y buscarán un nuevo tipo de cristianismo, el cual permitirá que vivan para sus propias concupiscencias.  Es un cristianismo extraño, pero estamos viendo su cumplimiento ante nuestros propios ojos.  La profecía dice que “se amontonarán maestros” que les darán a las personas este nuevo tipo de cristianismo, y esto es exactamente lo que vemos.  Las librerías cristianas están colmadas con artículos y libros cristianos, pero la mayoría de este material no contiene predicación tomada directamente de la Palabra de Dios, que tal como dice 2 Timoteo 4:2: «inste a tiempo y fuera de tiempo; que redarguya, reprenda y exhorte».

Todos esos libros en las librerías “cristianas” están colmados con doctrinas que acarician los oídos de aquellos que han rechazado la Biblia.  Están llenos de cosas nuevas y populares, como psicología, autoestima, consintiendo el ego, conformándose al mundo, herejías, compañerismo con el error, etc., tal como el movimiento espiritual contemplativo y todas las herejías antiguas de los llamados padres de la iglesia.

El nuevo evangelicalismo que se inició en la década de 1950 fue una rebelión en contra del cristianismo bíblico, y la Iglesia Emergente es simplemente un paso más adelante en esa aterradora dirección.

La rebelión es un producto innato de nuestra naturaleza caída.  El hombre viejo, tal como lo llama la Escritura, el cual heredamos de la caída de Adán, es enemistad en contra de Dios y su Palabra.  El cristianismo verdadero requiere un nuevo nacimiento.  No hay una segunda generación de cristianos en el verdadero sentido bíblico.  Se ha dicho muy sinceramente que Dios no tiene nietos.  Cada persona que crece en un hogar cristiano debe afrontar por sí misma el evangelio, y como el diablo y la naturaleza carnal son reales, hay que librar una fiera batalla espiritual.

Debido a esta batalla continua que libra cada nueva generación, la rebelión que es una parte y porción de la filosofía de la Iglesia Emergente, es muy atractiva para muchas personas.

La cabaña

Otro de los conferencistas en la Convención Nacional de Pastores fue William Young, autor de La cabaña. Este libro ocupó el primer lugar en la lista de ventas del periódico The New York Times durante nueve meses y para enero de 2009 había vendido cinco millones de copias.  Ha sido traducido a treinta idiomas, y ya se está haciendo una película.

Young tuvo su propio tiempo durante las conferencias y fue entrevistado en las sesiones generales por Andy Crouch.  Se dijo que el 57% de los que estaban presentes habían leído La cabaña, y que Young fue recibido con entusiasmo.  Crouch lo trató como un creyente amigo y ni siquiera hizo la más leve insinuación de que podía haber un detestable problema teológico con la forma cómo describió a Dios en este libro.

Cuando Young dijo: «No me siento responsable por el hecho que ‘La choza’ esté interfiriendo con los paradigmas de las personas, acerca de la forma cómo piensan respecto a Dios», la multitud respondió con aplausos, ovaciones de júbilo y risas.  A este grupo le encanta entrometerse con las doctrinas bíblicas tradicionales, ¡sin ningún temor a Dios al hacerlo!

En La cabaña, Young presenta a los cristianos bíblicos tradicionales como hipócritas, resentidos y malvados.  El principal personaje del libro creció bajo reglas rigurosas, y su padre, un anciano de la iglesia, era un borracho clandestino y trataba a su familia con crueldad cuando estaba borracho.

La hipocresía es muy injuriosa en la causa de Cristo, pero la hipocresía de parte de cristianos no refuta la Biblia: ¡“De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso...” (Ro. 3:4a)!  Este tipo de cosas son usadas demasiado a menudo como una excusa por los rebeldes.  Sé esto por experiencia personal.  He visto cómo muchos hermanos usan estas inconsistencias en las iglesias, como una excusa para rechazar a Dios, sin embargo el problema principal de casi todos es su propia rebelión y amor por el mundo.  Cuando una persona se arrepiente de sus pecados, se vuelve a Cristo y acepta la Biblia como su Palabra Santa, de inmediato deja de culpar a otros y acepta su propia responsabilidad ante el Dios Todopoderoso.

Cuando estamos bajo la gracia de Dios las reglas y regulaciones no son gravosas, son parte integral del cristianismo bíblico.  Somos salvos por gracia sin obras, pero somos salvos para buenas obras: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Ef. 2:8-10).

Las epístolas del Nuevo Testamento están colmadas con reglas y obligaciones que se espera que los creyentes guarden, asimismo con advertencias acerca de la desobediencia.  La gracia verdadera de Dios no nos deja vivir como quisiéramos, sino que “la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tit. 2:11, 12).  Esta debe ser nuestra norma de vida.

El rechazo a la segunda venida de Cristo

Otro error fundamental de la Iglesia Emergente es su rechazo a la doctrina del retorno inminente del Señor Jesucristo.  Es por eso que la meta de ellos es salvar al planeta, solucionar el problema del sida en África, acabar con la pobreza y llevar a cabo todo tipo de obra social que concierne al Reino para renovar la sociedad.

En la Conferencia Nacional de Pastores, Brian McLaren dijo que la teología dispensacional es peligrosa porque hace que los cristianos no estén preocupados con las cosas que pasan aquí en la tierra, que en la teología, la escatología siempre gana.  Que por eso los fundamentalistas se preocupan tan poco por el medio ambiente, porque están convencidos que el mundo va a ser destruido pronto.

El señor McLaren hizo mofa de las expectativas de los fundamentalistas sobre una segunda venida literal del Señor Jesucristo con los juicios subsecuentes, y asegura en la página 305 de su libro Una ortodoxia generosa que el mundo continuará así cientos de miles de años.

El rechazo al rapto antes de la tribulación es una de las características de la Iglesia Emergente en todos sus aspectos, incluyendo el lado más conservador.  En la página 146 de su libro Escuchando a las creencias de las Iglesias Emergentes, Mark Driscoll hace referencia a esto como a un dispensacionalismo pesimista.  Declaró que las personas con creencias escatológicas no son bienvenidas en su iglesia.  Driscoll se burla de la idea del rapto, de un gobierno mundial con un Anticristo que impone una marca a la humanidad para que pueda comprar y vender.  Asegura que la doctrina del rapto es evidencia de un cristianismo enfermo y se ríe abiertamente de esos cristianos que esperan desaparecer del planeta antes que descienda el tornado del juicio de Dios y toque a los pecadores.  Según él, ¡la doctrina del juicio venidero es sólo el producto de la imaginación calenturienta de algún novelista!

Sin embargo, en los capítulos 24 de Mateo, 13 de Marcos y 21 de Lucas, el Señor Jesucristo habló sobre los grandes juicios que vendrían sobre la tierra, y que los creyentes deberíamos estar listos para su retorno en cualquier momento.  Comparó su regreso a los días antes del gran diluvio de Noé, cuando las personas hicieron mofa del patriarca e ignoraron sus advertencias y llegó el juicio sobre el mundo y los destruyó.

•    Dijo: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.  Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.  Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mt. 24:36-39).
•    El Señor asimismo hizo esta advertencia: “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mt. 24:44).}
•    El apóstol Pablo enseñó lo mismo: “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres.  El Señor está cerca” (Fil. 4:5).
•    Santiago dijo: “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.  Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta” (Stg. 5:8, 9).
•    Y Pedro declaró: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 P. 4:7).
•    Los cristianos primitivos vivían en la expectativa constante del retorno del Señor: “Porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera” (1 Ts. 1:9, 10).

La doctrina del rapto antes de la tribulación es muy importante, no importa cuál sea la forma cómo usted interprete las profecías de la Biblia.

•    Primero es un gran motivador para que nos purifiquemos a nosotros mismos: “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.  Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza” (Stg. 4:8, 9).
•    Anima a los creyentes en las pruebas y tribulaciones.  Tal como dijo Pablo: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.  Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.  Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.  Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.  Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Ts. 4:13-18).
•    Mantiene a la Iglesia centrada en la Gran Comisión.  La inminencia del retorno de Cristo es el asunto más importante.  Dios ha provisto perdón para los pecadores en el evangelio. Nosotros somos embajadores para Cristo y se nos ha dado la responsabilidad de exhortar a los no regenerados para que se reconcilien con Dios: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios” (2 Co. 5:20).
•    La doctrina de la inminencia del rapto guarda a los cristianos de herejías y apostasía.  El rechazo de la Iglesia Emergente a esta doctrina es un gran error.

El misticismo contemplativo

El misticismo contemplativo se encuentra en el corazón de la Iglesia Emergente.  Es un vínculo poderoso que une a los evangélicos con los católico romanos, junto con religiones paganas como el hinduismo, budismo y los de la Nueva Era.

En la página 81 de su libro La fe desechada, el escritor cristiano Roger Oakland dice: «La espiritualidad contemplativa es un elemento vital de la Iglesia Emergente.  De hecho, el viento es para un bote de vela, lo que la plegaria contemplativa es para la Iglesia Emergente».

El misticismo está infiltrándose en el cristianismo en casi cada nivel.  Ursula King observa en la página 22 de su libro Místicos cristianos, que en los años recientes se ha advertido un mayor interés y fascinación por los místicos de todas las edades y credos que en cualquier otro período previo de la historia.

El misticismo contemplativo es un intento por comunicarse con Dios experimentalmente, y encontrar comprensión espiritual más allá de las páginas de la Biblia, particularmente por medio de las prácticas monásticas de la Iglesia Católico Romana, tal como la plegaria centrada, la visualización y la Lectio Divina (el usar textos de la Escritura como un método para entablar conversaciones con Dios), además de la repetición de oraciones tal como El Padre nuestro.

El misticismo contemplativo estuvo representado en la conferencia por los siguientes libros publicados en inglés por InterVarsity Press: Ritmos sagrados, por Ruth Haley Barton y El sendero de la plegaria céltica: Una forma antigua para la vida diaria, de Calvin Miller.  El capítulo tres de Ritmos sagrados trata con la Lectio Divina.

La Iglesia Emergente en América Latina

Pero usted tal vez se preguntará: «Bueno, pero... ¿Qué tiene que ver todo esto de la Iglesia Emergente con nosotros?  Nos encontramos a miles de kilómetros de distancia de Estados Unidos, por lo tanto, ¿de qué forma nos puede afectar?» Permítame decirle, la Iglesia Emergente ya está bien asentada en América Latina.  Durante los meses de agosto y septiembre de 2006, la Fraternidad Teológica Latinoamericana, la Red del Camino para la Misión Integral y la Fundación Kairós auspiciaron la visita de Brian McLaren a varios países de América Latina y el Caribe, incluyendo su prolongada estadía en Argentina.

Brian McLaren visitó México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Chile y Argentina.  Previamente la Fundación Kairós y la Fraternidad Teológica consultaron sobre los temas que preferían en cada localidad.

Algunos de sus principales promotores en América Latina son Melvin Rivera Velázquez, un comunicador “cristiano” de Puerto Rico, que reside en Florida, y quien en la actualidad ocupa la posición de secretario para las Américas de las Sociedades Bíblicas Unidas; René Padilla y muchos más.  Si desea asegurarse hasta qué grado se ha extendido esta iglesia, sólo vaya a internet y ponga «Iglesia Emergente en América Latina» y lo comprobará.  Ya hay grupos de apoyo en casi todos los países de América Latina.

La autoridad de la Biblia

Como ya hemos visto a lo largo de este breve serie de artículos, esta es la nueva reforma de la que hablan los evangélicos del siglo XXI, de una forma nueva de ver la Biblia.  La Biblia nos advierte en 1 Timoteo 4:1b, que en los días antes del retorno del Señor Jesucristo, la verdad será abandonada por un sendero espiritual más ancho que presta atención “...a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”.

Una nueva forma de cristianismo que reemplazará la fe bíblica, con una fe que declara que el hombre puede encontrar su propio sendero hacia Dios y crear un reino perfecto divino aquí en la tierra.  La Palabra se convertirá en algo secundario para un sistema de obras y rituales impulsado por antiguas experiencias místicas.

La continua lucha por supremacía se manifiesta en miles de formas más sutiles.  Vemos cómo en los gobiernos de las naciones, los diferentes partidos intercambian acusaciones, contraataques y maniobras, a fin de obtener votos en su lucha por controlar el Congreso, el Senado y la nación.  Este mismo conflicto se halla desatado en todas partes: en las ciudades, en los condados y en las iglesias, tal como estamos viendo.  Entre pastores y diáconos, entre los miembros ancianos de las juntas directivas, entre los cónyuges en el hogar y en las cortes de divorcio, y entre padres e hijos.  Sólo acaba en la cruz, al pie del Calvario.

He aquí un principio universal: Ninguna autoridad secular o religiosa, debe ser obedecida, excepto cuando sus órdenes están en armonía con la Palabra de Dios.  Pero, entonces... ¿Quién debe decidir?  Este es el punto crucial del asunto.  Cada uno tendrá un día que rendir cuentas ante Dios, por lo tanto cada persona debe decidir por sí misma basándose en la Palabra de Dios.  Toda enseñanza, así provenga de un pastor, sacerdote o Papa, debe ser juzgada y rechazada por cada individuo si no está en armonía con la Palabra de Dios.

¿Acaso no es eso lo que significa ser como los de Berea?: “Y estos (los de Berea) eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hch. 17:11).  Los habitantes de Berea confrontaban las grandes enseñanzas de Pablo con el Antiguo Testamento, todo lo que explicaba, para así verificar si lo que el apóstol enseñaba era bíblico.  Cada nativo de Berea era personalmente responsable de juzgar y de actuar en conformidad con su juicio.

Es probable que algunos de ellos se reunieran para discutir, sin embargo, no encontramos ninguna insinuación de que un “comité” de habitantes de Berea, o de alguna jerarquía decidiera por el resto, respecto a si las enseñanzas de Pablo eran o no bíblicas.  Note que Pablo a pesar de ser uno de los apóstoles principales, quien escribió la mayoría de las epístolas, no trató de imponer su autoridad de inmediato.  Ni tampoco instruyó a los de Berea para que una autoridad religiosa en Jerusalén o en Roma decidiera por ellos.  Hay tres cosas que están bien claras:

1. Cada uno de los habitantes de Berea estudió la Biblia por sí mismo,
2. Cada uno fue capaz, mediante la inspiración del Espíritu Santo de entender la Biblia, y
3. En base a lo que cada uno creyó que era bíblico, tomó su decisión personal de aceptar o rechazar las enseñanzas de Pablo, quien los alabó por haber hecho eso.

¡Nosotros debemos ser hoy como los de Berea!  No podemos aceptar las enseñanzas de los emergentes, sólo porque desde el punto de vista humano parezcan muy loables, sino que debemos confrontarlas con las Escrituras para determinar si están correctas.  En este caso no tenemos que investigar mucho, sólo recordar lo que dijo el profeta por inspiración divina: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento” (Is. 64:6).

volver arriba