Menu

Escuche Radio América

El territorio de Israel

Dios le dijo a Moisés: “La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo” (Levítico 25:23).

En la Biblia encontramos por lo menos 170 referencias al territorio que Dios le dio como heredad a la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob.  El Señor le prometió el territorio de Canaán a los judíos en un pacto incondicional.  Cincuenta y cinco veces está registrado en la Escritura, que Él confirmó su regalo con un juramento; y en doce ocasiones declaró, que el pacto era eterno.  Los límites de la Tierra Prometida están asimismo determinados en la Escritura.

1. “Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido” (Génesis 12:7).

2. “Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre” (Génesis 13:15).

3. “Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré” (Génesis 13:17).

4. “Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra” (Génesis 15:7).


5. “En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates” (Génesis 15.18).
6. “Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos” (Génesis 17:8).

7. “Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela, y me habló y me juró, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra...”  (Génesis 24:7a).

8. “Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre”  (Génesis 26:3).

9. “Y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham”  (Génesis 28:4).

10. “Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia”  (Génesis 28:13).

11. “La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra”  (Génesis 35:12).

12. “Y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo, y me dijo... y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua”  (Génesis 48:3a–4b).

13. “Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob”  (Génesis 50:24).

14. “También establecí mi pacto con ellos, de darles la tierra de Canaán, la tierra en que fueron forasteros, y en la cual habitaron”  (Éxodo 6:4).

15. “Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ”  (Éxodo 6:8).

16. “Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito”  (Éxodo 12:25).

17. “Y cuando Jehová te hubiere metido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la cual juró a tus padres que te daría, tierra que destila leche y miel, harás esta celebración en este mes”  (Éxodo 13:5).

18. “Y cuando Jehová te haya metido en la tierra del cananeo, como te ha jurado a ti y a tus padres, y cuando te la hubiere dado” (Éxodo 13:11).

19. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”  (Éxodo 20:12).

20. “Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre” (Éxodo 32:13)

21. “Jehová dijo a Moisés: Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré” (Éxodo 33:1).

22. “Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, la cual yo os doy en posesión...” (Levítico 14:34a).

23. “Pero a vosotros os he dicho: Vosotros poseeréis la tierra de ellos, y yo os la daré para que la poseáis por heredad, tierra que fluye leche y miel...” (Levítico 20:24a,b).

24. “Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies...” (Levítico 23:10a).

25. “Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová” (Levítico 25:2).

26. “Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Canaán, para ser vuestro Dios” (Levítico 25:38).

27.  “¿Concebí yo a todo este pueblo? ¿Lo engendré yo, para que me digas: Llévalo en tu seno, como lleva la que cría al que mama, a la tierra de la cual juraste a sus padres?” (Números 11:12).

28. “Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel...” (Números 13:2a).

29. “Y que has hecho morir a este pueblo como a un solo hombre; y las gentes que hubieren oído tu fama hablarán, diciendo: Por cuanto no pudo Jehová meter este pueblo en la tierra de la cual les había jurado, los mató en el desierto” (Números 14:15–16).

30. “No verán la tierra de la cual juré a sus padres...” (Números 14:23).

31. “Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun” (Números 14:30).

32. “Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de vuestra habitación que yo os doy” (Números 15:2).

33. “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” (Números 20:12).

34. “Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará en la tierra que yo di a los hijos de Israel...” (Números 20:24a).

35. “... Verás la tierra que he dado a los hijos de Israel” (Números 27:12b).

36. “¿Y por qué desanimáis a los hijos de Israel, para que no pasen a la tierra que les ha dado Jehová?” (Números 32:7).

37. (Los espías) desalentaron a los hijos de Israel para que no viniesen a la tierra que Jehová les había dado” (Números 32:9b).

38. “No verán... la tierra que prometí con juramento a Abraham, Isaac y Jacob...”(Números 32:11a,b).

39. “Y echaréis a los moradores de la tierra, y habitaréis en ella; porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad” (Números 33:53).

40. “Manda a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, esto es, la tierra que os ha de caer en herencia...” (Números 34:2a).

41. “Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de ellos” (Deuteronomio 1:8).

42. “Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella...” (Deuteronomio 1:21a).

43. “...  Es buena la tierra que Jehová nuestro Dios nos da” (Deuteronomio 1:25b).

44. “No verá hombre alguno de estos, de esta mala generación, la buena tierra que juré que había de dar a vuestros padres” (Deuteronomio 1:35).

45. “Y vuestros niños, de los cuales dijisteis que servirían de botín, y vuestros hijos que no saben hoy lo bueno ni lo malo, ellos entrarán allá, y a ellos la daré, y ellos la heredarán” (Deuteronomio 1:39).

46. “...  y habitaron en lugar de ellos, como hizo Israel en la tierra que les dio Jehová por posesión” (Deuteronomio 2:12b).

47. “... hasta que cruce el Jordán a la tierra que nos da Jehová nuestro Dios” (Deuteronomio 2:29b).

48. “... Jehová vuestro Dios os ha dado esta tierra por heredad...” (Deuteronomio 3:18b).

49. “Hasta que Jehová dé reposo a vuestros hermanos, así como a vosotros, y hereden ellos también la tierra que Jehová vuestro Dios les da al otro lado del Jordán...” (Deuteronomio 3:20a,b).

50. “Y manda a Josué... y él les hará heredar la tierra que verás” (Deuteronomio 3:28a,c).

51. “Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da” (Deuteronomio 4:1).

52. “Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella” (Deuteronomio 4:5).

53. “Y Jehová se enojó contra mí por causa de vosotros, y juró que yo no pasaría el Jordán, ni entraría en la buena tierra que Jehová tu Dios te da por heredad” (Deuteronomio 4:21).

54. “Y por cuanto él amó a tus padres, escogió a su descendencia después de ellos, y te sacó de Egipto...  para introducirte y darte su tierra por heredad, como hoy” (Deuteronomio 4:37–38a,c).
55. “Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre” (Deuteronomio 4:40).

56. “Honra a tu padre y a tu madre... para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio 5:16a,c).

57. “Y tú quédate aquí conmigo, y te diré todos los mandamientos y estatutos y decretos que les enseñarás, a fin de que los pongan ahora por obra en la tierra que yo les doy por posesión” (Deuteronomio 5:31).

58. “Andad en todo el camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer” (Deuteronomio 5:33).

59. “Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste” (Deuteronomio 6:10).

60. “Y haz lo recto y bueno ante los ojos de Jehová, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que Jehová juró a tus padres” (Deuteronomio 6:18).

61. “Y nos sacó de allá, para traernos y darnos la tierra que juró a nuestros padres” (Deuteronomio 6:23).

62. “Y te amará, te bendecirá y te multiplicará...  en la tierra que juró a tus padres que te daría” (Deuteronomio 7:13a,c).
63. “Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que ... entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres” (Deuteronomio 8:1a,c).

64. “Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado” (Deuteronomio 8:10).

65. “No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos... y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob” (Deuteronomio 9:5a,c).

66. “Por tanto, sabe que no es por tu justicia que Jehová tu Dios te da esta buena tierra...” (Deuteronomio 9:6a).

67. “Y cuando Jehová os envió desde Cades-barnea, diciendo: Subid y poseed la tierra que yo os he dado...” (Deuteronomio 9.23a).

68. “No sea que digan (los egipcios) los de la tierra de donde nos sacaste: Por cuanto no pudo Jehová introducirlos en la tierra que les había prometido, o porque los aborrecía, los sacó para matarlos en el desierto” (Deuteronomio 9.28).

69. “Y me dijo Jehová: Levántate, anda, para que marches delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que juré a sus padres que les había de dar” (Deuteronomio 10:11).

70. “Y para que os sean prolongados los días sobre la tierra, de la cual juró Jehová a vuestros padres, que había de darla a ellos y a su descendencia, tierra que fluye leche y miel” (Deuteronomio 11:9).

71. “Y se encienda el furor de Jehová... y perezcáis pronto de la buena tierra que os da Jehová” (Deuteronomio 11:17a,c).

72. “Para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar...” (Deuteronomio 11:21a).

73. “Porque vosotros pasáis el Jordán para ir a poseer la tierra que os da Jehová vuestro Dios...” (Deuteronomio 11:31a).

74. “Estos son los estatutos y decretos que cuidaréis de poner por obra en la tierra que Jehová el Dios de tus padres te ha dado...” (Deuteronomio 12:1a).

75. “Mas pasaréis el Jordán, y habitaréis en la tierra que Jehová vuestro Dios os hace heredar...” (Deuteronomio 12:10a).

76. “... Porque Jehová te bendecirá con abundancia en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la tomes en posesión” (Deuteronomio 15:4b).

77. “...  En la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre” (Deuteronomio 15:7b).

78. “La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio 16:20).

79. “Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da, y tomes posesión de ella y la habites...” (Deuteronomio 17:14a).

80. “Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da...” (Deuteronomio 18:9a).

81. “Cuando Jehová tu Dios destruya a las naciones cuya tierra Jehová tu Dios te da a ti...  Arreglarás los caminos, y dividirás en tres partes la tierra que Jehová tu Dios te dará en heredad...” (Deuteronomio 19:1a-3a).

82. “Y si Jehová tu Dios ensanchare tu territorio, como lo juró a tus padres, y te diere toda la tierra que prometió dar a tus padres” (Deuteronomio 19:8).

83. “Para que no sea derramada sangre inocente en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad...” (Deuteronomio 19:10a).

84. “En la heredad que poseas en la tierra que Jehová tu Dios te da...” (Deuteronomio 19:14a).

85. “Si en la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas, fuere hallado alguien muerto...” (Deuteronomio 21:1a).

86. “... No contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.” (Deuteronomio 21:23c).

87. “... No has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad” (Deuteronomio 24:4c).

88. “Pesa exacta y justa tendrás; efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio 25:15).

89. “Por tanto, cuando Jehová tu Dios te dé descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad...” (Deuteronomio 25:19a).

90. “Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites, entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da...” (Deuteronomio 26:1-2a).

91. “... Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría” (Deuteronomio 26:3c).

92. “Y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel” (Deuteronomio 26:9).

93. “Mira desde tu morada santa, desde el cielo, y bendice a tu pueblo Israel, y a la tierra que nos has dado...” (Deuteronomio 26:15a).

94. “Y el día que pases el Jordán a la tierra que Jehová tu Dios te da...” (Deuteronomio 27:2a).

95. “... Cuando hayas pasado para entrar en la tierra que Jehová tu Dios te da, tierra que fluye leche y miel, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho” (Deuteronomio 27:3b,c).

96. “...  Y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio 28:8b).

97. “Y te hará Jehová sobreabundar en bienes... en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar” (Deuteronomio 28:11a,c).

98. “Pondrá sitio a todas tus ciudades...  y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado” (Deuteronomio 28:52a,c).

99. “Amando a Jehová tu Dios...  a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob...”  (Deuteronomio 30:20a,c).

100. “Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar” (Deuteronomio 31:7).

101. “Porque yo les introduciré en la tierra que juré a sus padres...” (Deuteronomio 31:20a).

102. “...  Porque yo conozco lo que se proponen de antemano, antes que los introduzca en la tierra que juré darles” (Deuteronomio 31:21c).

103. “Y dio orden a Josué hijo de Nun, y dijo: Esfuérzate y anímate, pues tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les juré, y yo estaré contigo” (Deuteronomio 31:23).

104. “Sube a este monte...  y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel” (Deuteronomio 32:49a,c).

105. “Verás, por tanto, delante de ti la tierra; mas no entrarás allá, a la tierra que doy a los hijos de Israel” (Deuteronomio 32:52).

106. “Y le dijo Jehová: Esta es la tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré...” (Deuteronomio 34:4a).

107. “... Levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel” (Josué 1:2b).

108. “Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos” (Josué 1:6).

109. “...  Dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión” (Josué 1:11b).

110. “Hasta ... que ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da” (Josué 1:15).

111. “Sé que Jehová os ha dado esta tierra...” (Josué 2:9a).

112. “... Por lo cual Jehová les juró que no les dejaría ver la tierra de la cual Jehová había jurado a sus padres que nos la daría, tierra que fluye leche y miel” (Josué 5:6c).

113. “... Y ellos respondieron a Josué y dijeron: Como fue dado a entender a tus siervos que Jehová tu Dios había mandado a Moisés su siervo que os había de dar toda la tierra...” (Josué 9:24b).
114. “ ... Solamente repartirás tú por suerte el país a los israelitas por heredad, como te he mandado” (Josué 13:6c).

115. “Y Josué dijo a los hijos de Israel: ¿Hasta cuándo seréis negligentes para venir a poseer la tierra que os ha dado Jehová el Dios de vuestros padres?” (Josué 18:3).

116. “De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella” (Josué 21:43).

117. “Y Jehová vuestro Dios las echará de delante de vosotros... y vosotros poseeréis sus tierras, como Jehová vuestro Dios os ha dicho” (Josué 23:5a,c).

118. “Sabed que Jehová vuestro Dios no arrojará más a estas naciones delante de vosotros, sino que os serán por lazo... hasta que perezcáis de esta buena tierra que Jehová vuestro Dios os ha dado” (Josué 23:13a.c).

119. “Pero así como ha venido sobre vosotros toda palabra buena que Jehová vuestro Dios os había dicho, también traerá Jehová sobre vosotros toda palabra mala, hasta destruiros de sobre la buena tierra que Jehová vuestro Dios os ha dado” (Josué 23:15).

“120. “Si traspasareis el pacto de Jehová vuestro Dios... pereceréis prontamente de esta buena tierra que él os ha dado” (Josué 23:16a,c).

121. “... Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres...” (Jueces 2:1b).

122. “Os libré de mano de los egipcios, y de mano de todos los que os afligieron, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra” (Jueces 6:9).

123. “Tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y los volverás a la tierra que diste a sus padres” (1 Reyes 8:34).

124: “Tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, enseñándoles el buen camino en que anden; y darás lluvias sobre tu tierra, la cual diste a tu pueblo por heredad” (1º Reyes 8:36).

125. “Para que te teman todos los días que vivan sobre la faz de la tierra que tú diste a nuestros padres” (1 Reyes 8:40).

126. “Mas si obstinadamente os apartareis de mí...  yo cortaré a Israel de sobre la faz de la tierra que les he entregado... e Israel será por proverbio y refrán a todos los pueblos” (1 Reyes 9:6a,c,d).

127.  “Jehová sacudirá a Israel al modo que la caña se agita en las aguas; y él arrancará a Israel de esta buena tierra que había dado a sus padres, y los esparcirá más allá del Éufrates...” (1  Reyes 14:15a,b).

128. “Y no volveré a hacer que el pie de Israel sea movido de la tierra que di a sus padres, con tal que guarden y hagan conforme a todas las cosas que yo les he mandado...” (2º Reyes 21:8a,b).

129. “Él hace memoria de su pacto perpetuamente, y de la palabra que él mandó para mil generaciones; del pacto que concertó con Abraham, y de su juramento a Isaac; el cual confirmó a Jacob por estatuto, y a Israel por pacto sempiterno, diciendo: A ti daré la tierra de Canaán, porción de tu heredad” (1 Crónicas 16:15–18).

130. “Tú oirás desde los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y les harás volver a la tierra que diste a ellos y a sus padres” (2 Crónicas 6:25).

131. “Tú los oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel...  y darás lluvia sobre tu tierra, que diste por heredad a tu pueblo” (2 Crónicas 6:27a,b).

132. “Tú oirás desde los cielos... y perdonarás, y darás a cada uno conforme a sus caminos... para que te teman y anden en tus caminos, todos los días que vivieren sobre la faz de la tierra que tú diste a nuestros padres” (2 Crónicas 6.30a 31).

133. “Mas si vosotros os volviereis, y dejareis mis estatutos y mandamientos que he puesto delante de vosotros... yo os arrancaré de mi tierra que os he dado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la arrojaré de mi presencia, y la pondré por burla y escarnio de todos los pueblos” (2 Crónicas 7:19a-20a).

134. “Dios nuestro, ¿no echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre?” (2 Crónicas 20:7).

135. “Y nunca más quitaré el pie de Israel de la tierra que yo entregué a vuestros padres, a condición de que guarden y hagan todas las cosas que yo les he mandado, toda la ley, los estatutos y los preceptos, por medio de Moisés.” (2 Crónicas 33:8).

136. “Y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo” (Nehemías 9:8).

137. “...  Les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías” (Nehemías 9:15b).

138. “... Los llevaste a la tierra de la cual habías dicho a sus padres que habían de entrar a poseerla” (Nehemías 9:23b).

139. “He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien” (Nehemías 9:36).

140. “Los trajo después a las fronteras de su tierra santa... Echó las naciones de delante de ellos; con cuerdas repartió sus tierras en heredad, e hizo habitar en sus moradas a las tribus de Israel” (Salmo 78:54a–55).

141. “Se acordó para siempre de su pacto; de la palabra que mandó para mil generaciones, la cual concertó con Abraham, y de su juramento a Isaac.  La estableció a Jacob por decreto, a Israel por pacto sempiterno, diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán Como porción de vuestra heredad” (Salmo 105:8–11).

142. “A Sehón rey amorreo, a Og rey de Basán, ya todos los reyes de Canaán.  Y dio la tierra de ellos en heredad, en heredad a Israel su pueblo” (Salmo 135:11–12).

143. “Y dio la tierra de ellos en heredad...  e heredad a Israel su siervo, porque para siempre es su misericordia” (Salmo 136:21–22).

144. “Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra...” (Isaías 14:1a).

145. “Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra...” (Isaías 60:21a).

146. “... Y vendrán juntamente de la tierra del norte a la tierra que hice heredar a vuestros padres” (Jeremías 3:18b).

147. “Y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro, os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre” (Jeremías 7:6–7).

148. “Para que confirme el juramento que hice a vuestros padres, que les daría la tierra que fluye leche y miel...” (Jeremías 11:5a).

149. “Y enviaré sobre ellos espada, hambre y pestilencia, hasta que sean exterminados de la tierra que les di a ellos y a sus padres” (Jeremías 24:10).

150.  “Cuando decían: Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y moraréis en la tierra que os dio Jehová a vosotros y a vuestros padres para siempre” (Jeremías 25:5).
151. “Porque he aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré volver a los cautivos de mi pueblo Israel y Judá, ha dicho Jehová, y los traeré a la tierra que di a sus padres, y la disfrutarán” (Jeremías 30:3).

152. “Y les diste esta tierra, de la cual juraste a sus padres que se la darías, la tierra que fluye leche y miel” (Jeremías 32:22).

153. “... Volveos ahora cada uno de vuestro mal camino...  y viviréis en la tierra que di a vosotros y a vuestros padres...” (Jeremías 35:15b,c).

154. “Di, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel” (Ezequiel 11:17).

155. “Aquel día que les alcé mi mano, jurando así que los sacaría de la tierra de Egipto a la tierra que les había provisto, que fluye leche y miel, la cual es la más hermosa de todas las tierras” (Ezequiel 20:6).

156. “También yo les alcé mi mano en el desierto, jurando que no los traería a la tierra que les había dado, que fluye leche y miel, la cual es la más hermosa de todas las tierras” (Ezequiel 20:15).

157. “Porque yo los traje a la tierra sobre la cual había alzado mi mano jurando que había de dársela...” (Ezequiel 20:28a).

158. “Y sabréis que yo soy Jehová, cuando os haya traído a la tierra de Israel, la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a vuestros padres” (Ezequiel 20:42).
159.  “Así ha dicho Jehová el Señor: Cuando recoja a la casa de Israel de los pueblos entre los cuales está esparcida, entonces me santificaré en ellos ante los ojos de las naciones, y habitarán en su tierra, la cual di a mi siervo Jacob” (Ezequiel 28:25).

160. “Les daré una tierra famosa por sus cosechas. No sufrirán hambre en la tierra, ni tendrán que soportar los insultos de las naciones” (Ezequiel 34:29 Nueva Versión Internacional).

161. “Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel...” (Ezequiel 34:13).

162. “Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios” (Ezequiel 36:28).

163. “Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová” (Ezequiel 37:12–14).

164. “...  Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra” (Ezequiel 37:21).

165. “Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre...” (Ezequiel 37:25a).

166. “Esta tierra tendrá por posesión en Israel, y nunca más mis príncipes oprimirán a mi pueblo; y darán la tierra a la casa de Israel conforme a sus tribus” (Ezequiel 45:8).

167. “Y la heredaréis así los unos como los otros; por ella alcé mi mano jurando que la había de dar a vuestros padres; por tanto, esta será la tierra de vuestra heredad” (Ezequiel 47:14).

168. “Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo” (Amós 9:15).

169. “Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo” (Hechos 7:5).

170. “Y habiendo destruido siete naciones en la tierra de Canaán, les dio en herencia su territorio” (Hechos 13:19).

volver arriba