Menu

Escuche Radio América

Rick Warren y su agenda de dominio

El proceso del fracaso inevitable de la raza humana que culminará en el Armagedón, comenzó con Nimrod y la construcción de la torre de Babel. Las religiones antiguas misteriosas estaban en oposición directa a la adoración del Dios de la Biblia, Nimrod era siervo de Lucero, y la torre de Babel era un símbolo de su desafío en contra del plan Divino para la raza humana.

Como resultado de estos hechos, durante cuatro milenios desde que se abandonara su construcción, incluso la referencia más vaga a la torre de Babel como una imagen positiva para cualquier cosa que pudiera emprenderse, era algo inconcebible.

Sin embargo, esta percepción comenzó a cambiar desde la década de 1980, cuando la imagen de la torre de Babel comenzó a aparecer en el material para promocionar la Unión Europea. Hoy estamos escuchando en Estados Unidos, referencias positivas a la torre de Babel, lo cual sólo podemos considerar como algo completamente inexplicable. Además, estas referencias no se originaron de una fuente secular luciferina globalista, sino desde el púlpito de una iglesia bautista, supuestamente “conservadora”.

Es indudable que desde muchas otras iglesias se han predicado sermones alusivos a la torre de Babel como un ejemplo del juicio de Dios en contra de su rebelión contra él. Sin embargo, los días 30 y 31 de octubre de 2004, el púlpito de la Iglesia Saddleback Community de la Convención Bautista del Sur, en el condado Orange de California, fue aparentemente la primera localización eclesiástica en la historia, desde la cual se presentó la torre de Babel como un ejemplo de lo que podrían lograr los miembros individuales de una iglesia si funcionaban unidos. Además, es muy posible que las 700 iglesias adicionales seleccionadas para introducir los “cuarenta días de comunidad”, también usaron esta promoción positiva de la torre de Babel.

Quien lo hizo fue el doctor Rick Warren, pastor de la iglesia Saddleback Community, mientras se encontraba en medio de su campaña de “Cuarenta días de comunidad”, un programa de seis semanas que enfatiza la edificación de una comunidad dentro de la iglesia. A la conclusión de la cuarta semana, el doctor Warren presentó la torre de Babel como un ejemplo. En esencia, relató que Babel era una demostración perfecta de lo que podía lograrse cuando los hombres y las mujeres trabajaban unidos para alcanzar una meta común. Declaró que el personal que construía la torre de Babel lo hizo tan bien como grupo, que Dios tuvo que intervenir para separarlos. El comparar el contexto de los eventos que ocurrieron en la llanura de Sinar hace tanto tiempo, con lo que pueden lograr los “miembros del cuerpo de Cristo”unidos por el vínculo del Espíritu Santo, debería hacer helar la sangre de un verdadero hijo de Dios.

El doctor Warren enfatizó, que Babel era un ejemplo perfecto de lo que podía lograrse cuando los hombres y las mujeres trabajaban unidos para alcanzar una meta común. Su afirmación, de que el personal que construía la torre de Babel lo hizo tan bien como grupo, que Dios tuvo que intervenir para separarlos, es correcta. Sin embargo, el comparar el contexto de los eventos que ocurrieron en la llanura de Sinar hace tanto tiempo, con lo que pueden lograr los “miembros del cuerpo de Cristo”unidos por el vínculo del Espíritu Santo, vuelvo a repetir es algo que debería hacer helar la sangre de un verdadero hijo de Dios.

Es cierto que estos individuos estaban altamente motivados por llevar a cabo una obra que parecía imposible y que transformaron sus energías individuales en una unidad cohesiva para trabajar plenamente unidos. Lo que el doctor Warren falló en notar es el hecho que las circunstancias descritas en el capítulo 11 de Génesis indican que esta unidad de cohesión fue facultada por una fuerza sobrenatural que estaba en oposición directa a la voluntad y dirección de Dios para la humanidad.

Adicionalmente, la construcción de la torre de Babel se convirtió en el fundamento de lo que llegó a ser conocido como el imperio babilonio, un imperio mundial antagónico a la voluntad de Dios. Este reto, ilustrado por los imperios mundiales retratados explícitamente en el libro de Daniel y en otras profecías de la Biblia, indican claramente que el próximo gobierno y religión mundial estará bajo la jurisdicción del propio Anticristo. Por lo tanto, cualquier apoyo a las filosofías o programas políticos y religiosos globalistas deben ser percibidos como una promoción en favor de la causa de Lucifer.

Y me pregunto: ¿Cómo pudo el señor Warren violar el contexto de la Escritura hasta el extremo de hacer tal comparación? ¿Acaso no advierte la fuente rebelde de poder que facultó a esos que construían la torre? ¿Es que no comprende el significado histórico y profético que se derivó de los eventos de Babel? ¿Cómo se atreve a rebajar el poder del Espíritu Santo obrando dentro del hijo de Dios a fin de lograr el propósito divino? ¿Acaso subestima la Escritura que declara que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad del hombre? ¿Por qué un ministro del evangelio de Jesucristo, glorifica uno de los ejemplos más reconocidos de rebelión en contra de Dios en toda la historia? ¿Es que hay algo más profundo que se está gestando dentro de este programa de “cuarenta días de comunidad? ¿Podría ser esta ilustración, una señal de que hay algo más en los “cuarenta días de comunidad” que lo que vemos a simple vista?

Los conceptos básicos de los “cuarenta días de comunidad” de Warren se basan en la formación y funcionamiento de grupos pequeños dentro de la iglesia y el tema de que “es mejor estar unidos”. Mientras que no hay duda que la Palabra de Dios enseña la unidad entre los creyentes, los conceptos y terminología que usó en los “cuarenta días de comunidad” activan varias señales de alarma. No obstante estas señales de alarma, se convierten más en el toque estridente de sirenas, cuando uno recuerda la forma de pensar en grupo de las sectas paganas ocultistas y las religiones que se originaron en la torre de Babel.

Una vez Dios dispersó a estos hombres sobre la faz del planeta, y a partir de este punto de la historia, ésta filosofía de pensar en grupo, impregnó el intelecto ocultista. Puede verse a lo largo de la historia y en el pensamiento moderno y neo pagano de la filosofía de la «Nueva Era». Las filosofías del pensamiento en grupo se perciben con facilidad en los modernos escritos teosóficos de las religiones que se basan en la naturaleza, en las religiones orientales, la adoración de la diosa, las organizaciones luciferinas, y ahora, gracias al doctor Warren, en la iglesia evangélica.

A pesar de todo esto, el doctor Warren usó este evento como una ilustración en su serie “Cuarenta días de comunidad” de lo que se puede lograr cuando los hombres y las mujeres trabajan unidos. Además, empleó el mismo concepto «comunidad»para enfatizar su punto de que los cristianos deben trabajar unidos para cumplir con el propósito de Dios para sus vidas. Incluso, al hablarle a la iglesia y tal como lo prueba un CD que escuché, llegó hasta el extremo de decir en noviembre de 2004, «Usted no puede cumplir con el propósito de Dios para su vida por sí mismo... necesita de un grupo». El manipular en tal forma el contexto de la Palabra de Dios en un intento por validar su punto de vista, le abre la puerta a la intromisión de las engañosas filosofías luciferinas en el texto sagrado de la Escritura, y tal como dijera, la hechicería es una de ellas.

Tristemente muchos cristianos sucumben al engaño y siguen la agenda de Satanás, porque ignoran los métodos y creencias de las religiones esotéricas y ocultistas, y están tan apartados de la dirección y guía del Espíritu Santo, que no tienen sentido de ninguna clase de qué es realmente bueno y qué es malo. En otras palabras, esta generación de evangélicos está lista para ser engañada. Esta agenda mentirosa está inteligentemente disfrazada “como una nueva forma de edificar la iglesia”, “construyendo una comunidad o células” dentro del cuerpo de creyentes y una hueste de sistemas y programas.

Su viaje a Siria

En noviembre de 2006, el pastor Rick Warren viajó a Siria y según sus propias palabras, «No encontró ningún tipo de persecución en contra de los cristianos, tampoco en contra de los judíos, mucho menos evidencia de extremismo, ni de que se estuviera apoyando el terrorismo».

A pesar de la pérdida temporal de visión que le impidió ver nada malo en la política de un estado totalitario, la audición del señor Warren aparentemente no se vio afectada, porque sus oídos le vibraron con emoción por todo lo que escuchó de boca del dictador de segunda generación Bashar Assad, y de su muftí aprobado por el estado.

Pero esa no es la historia que el señor Warren contó, al menos no en las grabaciones oficiales a la prensa que enviara desde Ruanda en respuesta a las confrontaciones que le hiciera el señor Joseph Farah de la agencia de noticias por internet WorldNetDaily, en la segunda semana del mes de noviembre de 2006, acusándolo de traicionar a su propio país en un territorio extranjero hostil y de servir como instrumento de propaganda del régimen islamo-fascista en Damasco.

De hecho, después que el señor Farah le hizo un llamado en su columna a mediados de la segunda semana de noviembre, Warren le envió un mensaje electrónico asegurando que una agencia de noticias Siria había citado mal sus palabras.

Y le suplicaba: «Joseph, ¿por qué no te pusiste primero en contacto conmigo, para que te hubieras enterado que yo no he dicho nada parecido? El viaje fue un favor que le hice a mi vecino, no tenía nada que ver con política, y fue hecho con el conocimiento del Departamento de Estado, el que dijo que esperaba exactamente lo que Siria hizo, pura propaganda periodística. Yo no pretendo ser diplomático. Soy un pastor a quien invitan a ciertos lugares».

El señor Farah le respondió a Warren que WorldNetDaily de hecho había intentado ponerse en contacto con él para preguntarle respecto a su viaje, pero que nadie de su Iglesia Saddleback, en algún momento respondió a sus llamadas el día que la historia llegó a conocimiento del público.

El señor Farah le sugirió en su nota de respuesta: «Estoy seguro que fuiste advertido por adelantado por el Departamento de Estado, y que tuviste la precaución de grabar tus palabras. Espero leer las transcripciones o escuchar las grabaciones».
También le preguntó si podía responder específicamente a las palabras que le atribuyó la agencia de noticias Siria. Y finalmente le sugirió que debería «haberle pedido consejo a él, o a cualquier otra persona con amplio conocimiento acerca del Medio Oriente, antes de haber hecho tanto daño con su viaje tan imprudente».

El señor Farah dice, que realmente no esperaba volver a saber nada más de Warren, pero que unos pocos minutos después quedó completamente asombrado con su respuesta.

Warren le aclaró: «Que era amigo íntimo del presidente Bush, y de muchos, si acaso no de todos los generales en el Pentágono».
También le dijo que no había grabado nada mientras estuvo en Siria, agregando: «porque era una visita de cortesía, como todas las que hago en cada país».

Warren explicó que antes de su visita de cortesía a un vecino, había recibido consejo de parte del Concilio Nacional de Seguridad, de la Casa Blanca, al igual que del Departamento de Estado.

Y añadió: «De hecho, como un miembro del Concilio de Relaciones Extranjeras y Oxford Analytica, sé tanto acerca del Medio Oriente, como tú».

Y continuó: «Espero que no optes por creer en la propaganda Siria, tal como señalaste a comienzo de tu artículo, ya que por algún tiempo te has dedicado a criticarme. A pesar de tu prisa para juzgarme, pienso que eres un gran escritor, que escribes columnas muy perspicaces y que casi tienes un récord de mil».

El señor Farah prácticamente acababa de recibir esta respuesta de Warren, cuanto también recibió un correo electrónico con el enlace de la compañía de video a través de la internet YouTube, para que viera la grabación de Rick Warren en Siria. En ella Warren explicaba la forma tan grandiosa cómo el régimen de Assad trata a los cristianos y a los judíos, y cómo Damasco «no permite extremismo de ninguna clase».
Como el señor Farah no es amigo de dejar las mentiras en el aire, de inmediato le respondió a Warren, adjuntándole el enlace de YouTube para que viese su propio video, con estas palabras: «Si no grabaron nada, entonces... ¿qué es esto? ¿Crees realmente que Siria no permite extremismo de ninguna clase? ¡Hay más organizaciones terroristas que tienen su sede en Siria, que en ningún otro lugar en el mundo!».

Es posible que Rick Warren, allá en las profundidades de Ruanda, nunca recibiera estas últimas preguntas, porque no respondió. Sin embargo, sí se aseguró que el video que grabara la compañía YouTube sobre sus reuniones con los camisas marrones de Siria, fuera removido de la internet, completamente borrado.

El juego de video “Los que se quedan: Fuerzas eternas”

Imagínese que es un soldado miembro de un grupo paramilitar cuyo propósito es convertir a Estados Unidos en una teocracia y establecer el dominio de Cristo sobre todos los aspectos de la vida. Lo dotan con armamento bien sofisticado de alta tecnología y lo instruyen para que se enfrente contra los infieles en las calles de Nueva York.

Usted se encuentra en una misión tanto religiosa como militar, su misión es convertir o acabar con católicos, musulmanes, judíos, budistas, homosexuales, lesbianas, y cualquiera que defienda la separación de la iglesia y el estado, que son especialmente los cristianos moderados. Su misión es “librar una guerra tanto física como espiritual”. Todos los que se resistan deben ser eliminados. Nunca en su vida se había sentido tan motivado, tan movido por un propósito, pero sólo tiene trece años.

A lo que me estoy refiriendo, es a un juego estratégico de video cuyos creadores están asociados con el imperio de la mega iglesia Saddleback del pastor Rick Warren, autor del «best seller» Una vida con propósito. El juego, se basa en la serie de libros Los que se quedan, escritos por Jerry Jenkins y Tim LaHaye, los cuales narran como una novela, los posibles eventos que tendrán lugar en el mundo después del rapto.

Este juego comenzó a venderse en Estados Unidos en las navidades de 2006. Lo que pocos cristianos saben es la conexión de este controvertido juego, con el señor Rick Warren y su agenda de dominio.

La revista Time describió al señor Warren como uno de los líderes evangélicos más influyentes de la nación. Él se considera a sí mismo como un evangelista “furtivo” y se refiere a su programa de entrenamiento como «un movimiento secreto que vuela por debajo del alcance del radar, y que literalmente está cambiando a cientos, incluso a miles de iglesias alrededor del mundo». Asegura que ha vendido decenas de millones de su libro Una vida con propósito, al crear una red mundial de pastores.

En octubre de 2001 se creó una corporación para desarrollar e introducir este juego en el mercado. Lo hicieron usando las mismas técnicas que empleó el señor Warren, y con las cuales tuvo tanto éxito para su libro Una vida con propósito. Por ejemplo, planearon distribuir los juegos por medio de las redes integradas por pastores, especialmente en las mega iglesias y por mercados mundiales a través de internet, como Amazon.com y hasta e-bay.

Este juego lleva a los niños hasta la ciudad de Nueva York del día de hoy, son 500 cuadras que se extienden desde Wall Street hasta Chinatown, Greenwich Village, la sede de Naciones Unidas y Harlem. El juego premia a los niños por la forma efectiva cómo se desempeñen al acabar a tiros, con bombas, o con el diverso armamento, a todos esos que se resistan a experimentar el nuevo nacimiento y convertirse en cristianos. También le ofrece a los jugadores la oportunidad de intercambiar lados y pelear, o por Cristo, o en favor de los ejércitos del Anticristo, liberando demonios con pezuñas y cuernos quienes hacen mofa de los cristianos conservadores y de sus aterrados prosélitos.
Como parte de su campaña de mercadeo, Los que se quedan exagera el realismo al retratar los vecindarios de la ciudad de Nueva York. En su mayor parte las muchas similitudes son asombrosas, excepto por un detalle: todas las ambulancias tienen pintado en la parte superior del techo el 911, siendo que en la vida real, las ambulancias tienen una cruz roja. Quienes diseñaron el juego, hicieron esto para evocar los trágicos eventos del 11 de septiembre de 2001. Esto de usar el 911 es como si dijeran: «Sí, estamos viviendo en los últimos días, y los musulmanes se encuentran entre esos infieles a quienes ustedes deben temer y deben estar preparados para matarlos, en favor de su causa».

Para los entusiastas de los juegos de video, también hay un modo para jugadores múltiples. Usted puede entrar en la batalla y luchar simultáneamente contra diferentes grupos, es decir, puede hacerlo contra musulmanes, judíos, etc. Si accidentalmente le da muerte a alguien neutral, esto implica que el daño colateral será algo inevitable en los últimos días. Esto le hará perder “puntos en el Espíritu”, pero podrá recuperar su poder si simplemente toma un breve tiempo para orar, o para convertir a uno de los aterrorizados ciudadanos de Nueva York.
Los diseñadores esperan que Los que se quedan, se convierta en el primer juego guerrero dominionista. Lo consideran como un gran avance en medio de la cultura popular, debido a sus violentos escenarios, a sus gráficas tan realistas, luces y efectos de sonido. Se le ha dado la clasificación «T»la que indica que es apto para teen-agers, es decir, adolescentes. Pero... ¿Cuán violento es? Bueno, esa es la misma categoría que se le otorga a un juego de Tom Clancy que en inglés se llama Splinter Cell - Chaos Theory, uno de los más vendidos.
En los que se quedan: Fuerzas eternas, se emplean dispositivos de alta tecnología, armas de gran poder, granadas de fragmentación, ametralladoras, rifles de asalto, bombas y ametralladoras de repetición automática, para acabar con los enemigos. Todo este armamento lo usan los espías y terroristas en la vida real. Con ellos se dota al jugador para que dispare sin misericordia.

La revista Time ha apodado al señor Warren como el “Ministro de América”, pero él dijo que su agenda se extiende más allá de las Américas y más allá del ministerio tradicional. Warren se ve a sí mismo como el director en jefe de una gran corporación global de mercadeo y como el comandante en jefe de un ejército secreto de mil millones de soldados cristianos.

En el vigésimo quinto aniversario de su iglesia Saddleback el 17 de abril de 2005, el señor Warren colmó el estadio de béisbol de Los Ángeles, en Anaheim, California, con decenas de miles de adolescentes de su iglesia. Inició su predicación con una banda de rockque tocaba Purple Haze, que fuera casi como el himno que distinguía al drogadicto y satanista Jimi Hendrix, mientras el señor Warren cantaba su lírica, los demás lo seguían, luego pasó a enfatizar su creencia de que nos estamos aproximando a los últimos días.

Y yo le pregunto: ¿Cree usted, que un video cristiano tan “dominionista” realmente sea un gran avance en medio de la cultura popular? Es cierto que se basa en unos libros que han batido todos los récords de venta, las catorce novelas de la serie Los que se quedan escritos por Jerry B. Jenkins y el ministro bautista retirado Tim LaHaye. El señor LaHaye, le dijo al periódico Los Angeles Times: «Esperamos que a los adolescentes les guste el juego. Nuestra meta real es que nadie se quede».

El señor James Dobson, fundador de Focus in the Family insta a los padres de familia a que estén atentos al tiempo que sus hijos ocupan en los juegos de video y «que no los dejen entretenerse con juegos violentos». Sin embargo, le hace propaganda a Los que se quedan, un juego bien agresivo, la única diferencia es que en este video juego, la violencia es en el nombre de Cristo o del Anticristo.

El señor Warren le ha pedido a sus feligreses que lo apoyen con el capital para una campaña de 40 millones de dólares a fin de expandir las instalaciones de 50 hectáreas de Saddleback, en Lake Forest, California, ya que planea extender su ministerio al mundo entero. Su teología del dominio es obvia a través de su ministerio. Un aspecto clave de la teología del dominio es la convicción de que la Escritura le da el mandato a la iglesia de tomar dominio, control social y cultural de este mundo secular, antes del retorno del Señor Jesucristo.

El plan globalista del señor Warren es valerse de una estrategia llevada a cabo por medio de las iglesias, al integrar dentro de ellas corporaciones, las que a su vez formen sociedades con el estado, y así por este medio traer un nuevo orden mundial que despeje el camino para el retorno de Cristo y el establecimiento literal de un reino físico de Dios en la tierra.

A fin de construir este reino terrenal, el señor Warren está incorporando negocios millonarios dentro de los ministerios, empresas mercantiles, recubiertas con una apariencia de compasión misionera, para así introducirse furtivamente en los países a fin de transformarlos sistemáticamente a través de los sectores gubernamentales, corporativos, y sociales. Es por eso que el señor Warren se llama a sí mismo “un evangelista furtivo”, porque desea ocultar su agenda dominionista, la cual es el establecimiento de un reino terrenal que refleje su versión tergiversada del cristianismo.

De acuerdo con el señor Warren, el establecimiento de este reino terrenal requiere soldados de infantería, “soldados de a pie”. Dijo que como parte de su plan, animaría a los laicos, “adoptaría” a villas en necesidad en el exterior a fin de plantar iglesias, expandir oportunidades de negocios, y derrocar a líderes políticos corruptos, a quienes describió como «pequeños Saddams». Aseguró en el estadio, que su propósito es reclutar a “mil millones de soldados para el Reino de Dios”. Cuando lo dijo, la multitud daba alaridos de aprobación.
Entre los que estaban allí reunidos se encontraba Paul Kagame, el presidente de Ruanda, un diminuto país del oriente de África que perdió cientos de miles de personas cuando fue víctima del genocidio en 1994. Clérigos católicos y protestantes han sido acusados en conexión con este genocidio. Sin embargo, el señor Kagame declaró que permitiría que el señor Warren transformara a su país en “la primera nación con propósito”. El mes siguiente, 16 líderes religiosos de Ruanda llegaron al condado de Orange para iniciar su entrenamiento religioso en la iglesia Saddleback. El señor Warren ha dicho que su iniciativa global fue desarrollada “clandestinamente” y que es “secreta”.

Supuestamente esto fue hecho con la asistencia del señor Carver, quien dirigía todas las actividades de la Iglesia con propósito fuera de Norte América.

volver arriba