Menu

Escuche Radio América

Rey Africano con raíces judías convoca un encuentro real en Jerusalén para alabar al Dios de Israel

Dice La Biblia de Israel en Salmo 68:31: “Nobles llegarán de Mitzrayim [Etiopía]; se  apresurarán a extender sus manos hacia Dios”.

Una de las motivaciones más notables de la reunión de los exiliados profetizada en este versículo, es el descubrimiento de las raíces judías de las tribus africanas.  El Rey de Togo, un país de África Occidental, tiene previsto fortalecer esta visión mesiánica llevando cientos de reyes africanos hasta el Muro Occidental en Jerusalén, durante la próxima celebración de la fiesta de los Tabernáculos, a celebrarse entre el 16 al 21 de octubre del 2016, para expresarle allí su amor al Dios de Israel.

El rey Ayi fue coronado en 1994 como soberano del pueblo de Ayigbe de la Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benin.  La sede de su reino estaba en Togo, aunque la mayoría de los historiadores confirman que comenzó en Accra, Ghana.  Actualmente vive en el exilio en Estados Unidos. En el año 2002, en la Segunda Conferencia Mundial del Consejo de Jefes y Reyes de África, Ayi fue coronado por sus compañeros como jefe de la Organización de los Reyes y Reinas de África, en la República de Benin.

En la siguiente conferencia que se celebró en el año 2005, anunció su deseo de llevar a todos los 350 soberanos africanos a Israel, a recitar el Shema, la declaración de la fe judía, ante el Kotel  - el Muro Occidental en Jerusalén.  Y esto es lo que dice el Shema: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” (Deuteronomio 6:4).  Su anuncio fue recibido con gran entusiasmo.
Ayi le dijo al servicio de noticias Breaking Israel News: “Al menos la mitad de los reyes que irán, creen por tradición que son judíos.  Algunos de ellos son imanes musulmanes, sin embargo quieren ir.  Van con la intención de reconocer que Dios creó el mundo entero”.

Se necesitaron once años y muchos viajes de ida y vuelta, para que la visión del rey Ayi finalmente pueda llegar a buen término.  La ceremonia se llevará a cabo en Jerusalén durante la celebración de Succot - de la fiesta de los Tabernáculos en el próximo mes de octubre, la que ha sido organizada en colaboración con el Ministerio de Asuntos Religiosos de Israel, encabezada por el político miembro del Knesset, David Azulay.

En el pasado, el rey Ayi se reunió con los rabinos Chaim Kanievsky y Shmuel Auerbach, dos figuras principales en el judaísmo ortodoxo.  Sus esfuerzos también son apoyados por el Beit Din - la Corte Rabínica del Judaísmo de Bnei Brak, al igual que por el naciente Sanedrín.

La reunión está programada con buenos auspicios, ya que la fiesta de Succot tiene un elemento multinacional fuerte.  El Talmud en Sukkah 55b enseña: “El rabino Eliezer dijo: ‘¿Por qué se llevan setenta ofrendas en Succot?  Por el mérito de las setenta naciones del mundo”.  Ésto se basa en la profecía de Zacarías 14:6 que dice: “Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos”.

Además de la misión religiosa, la visita  también será una oportunidad para promover la conexión diplomática entre Israel y África.  Asimismo se intercalaran en las reuniones, seminarios educativos y visitas con funcionarios del gobierno.
Para el rey Ayi, ésta es la culminación de una larga jornada personal.  Él le dijo a Breaking Israel News, que toda su vida supo por su familia, que eran descendientes de los judíos.

El rey explicó: “Siempre nos abstuvimos de los alimentos prohibidos en el Tora.  Realizamos la circuncisión el octavo día, y guardamos las leyes de la pureza familiar.  Celebramos Rosh Hashanah, el año nuevo judío, y tocamos el shofar, el cuerno de carnero”.

Aunque esto pueda sorprender a muchos, las investigaciones recientes han revelado que muchas tribus africanas tienen sus raíces en la Tierra Santa.  Se cree que los Lemba en Zimbabwe y Sur África y los Igbo en Nigeria, son descendientes de los judíos, aunque su condición étnica todavía no ha sido reconocida por las autoridades rabínicas.

El rey ha sido criticado por su conexión con Israel, pero él se mantiene firme en sus convicciones.  Y dice: “Estoy haciendo esto por mí, ya que soy un judío, pero también por mi nación.  Mi pueblo debe actuar correctamente. Y permanecer al lado de Israel y apoyarlo es lo que tenemos que hacer, así está escrito en los Profetas.  Nuestros corazones están completamente con Israel, y en Succot, demostraremos que eso es verdad”.

El rey Ayi explicó que de acuerdo a la tradición oral de su pueblo, sus ancestros emigraron a África vía Egipto y Marruecos.  Y dijo: “Los judíos y los negros somos casi lo mismo.  Somos realmente una familia”.

Aunque la política de Israel está dominada por su relación con las super potencias del occidente, sus vínculos espirituales con África son esenciales al sionismo.  El periodista Theodore Herzl, considerado como uno de los padres del sionismo, escribió lo siguiente en su libro en alemán Vieja Tierra Nueva: “Tan pronto haya sido testigo de la redención de los judíos, mi pueblo; deseo también asistir en la redención de los africanos”.

Este sentimiento era compartido por los primeros líderes del estado de Israel, más notablemente por Golda Meir, quien mantuvo relaciones con las naciones africanas. Este esfuerzo fue revivido por el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, quien recientemente concluyó un viaje a África.

David Mark, el fundador de Israel Africa Hub - la primera plataforma que ayuda a las compañías israelíes a penetrar en el mercado africano, mediante el uso de las redes sociales, cree que el rey Ayi debe apoyarlo en su misión.

David Mark le dijo a Breaking Israel News:  “Sólo ahora nos hemos advertido del hecho de que muchas comunidades de África Occidental tienen auténticas raíces judías que fueron diezmadas por los colonizadores europeos, misioneros y los islamitas árabes.  Hay todavía por hacer una gran cantidad de trabajo para garantizar que estas comunidades reciban la educación y el reconocimiento que necesitan”.

volver arriba