Menu

Aniversario de la refundación de Israel

Este pasado 2 de mayo del 2017, la nación de Israel cumplió 69 años de haber sido refundada, a pesar de que sabemos que ya tenía tres mil años de edad.   Es cierto que la Declaración de Independencia se hizo en la víspera del 14 de mayo de 1948, pero Israel conmemora todas sus fiestas históricas y bíblicas según el calendario bíblico.  Por esta razón celebró el renacimiento de su nación el 5 del mes de iyar, el cual de acuerdo con el calendario gregoriano correspondió al 2 de mayo.  Este año las celebraciones se iniciaron al atardecer del primero de mayo.

Un júbilo contagioso se extendió por toda la nación cuando los israelíes comenzaron a celebrar el restablecimiento de su nación en su antigua tierra ancestral. Ya han transcurrido casi siete décadas desde que David Ben Gurión, el que fuera el primer Ministro de Israel, ocupó el podio en el Museo de Tel Aviv, en lo que hoy se conoce como la Sala de Independencia, e inició su discurso histórico para oficializar el renacimiento de la nación.

Dijo entonces el señor Ben Gurión: “La Tierra de Israel es el lugar donde nació el pueblo judío.  Aquí tomó forma, su identidad espiritual, religiosa y política.  Fue aquí donde originalmente lograron ser una nación, crearon valores culturales de impacto nacional y universal, y dieron al mundo el Libro de los Libros.  Luego de ser forzosamente exiliados de su territorio, el pueblo mantuvo su fe en él durante todo el tiempo de su dispersión.  Nunca dejó de orar y esperar su retorno y la restauración de su libertad política en él.  Estando... aquí reunidos el día en que finalizó el Mandato Británico sobre el territorio de Israel, por virtud de nuestro derecho natural e histórico y por la autoridad de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaramos el establecimiento del estado judío en Eretz-Israel, el que sería conocido como el Estado de Israel”.

Las diferentes actividades para celebrar la Independencia se iniciaron con grande alborozo por todo Israel tan pronto llegó la noche. El programa oficial de actividades tuvo su comienzo en el Monte Herzl con la ceremonia del encendido de las antorchas.  Cada año, doce israelíes de los más destacados son escogidos para encender doce antorchas, una por cada tribu de Israel. Este año, el tema de la ceremonia fue la liberación y la unificación de la eterna capital de Israel, Jerusalén.

Las calles de la ciudad estaban colmadas de personas de todas las edades: abuelos, abuelas, padres, madres,  jóvenes, adolescentes y niños, todos vestidos de azul y blanco.  Los jóvenes se tomaban de las manos para danzar al son de melodías judías folclóricas y tradicionales.  Miles de banderas decoraban las ventanas, los balcones y los autos.  Los muchos conciertos, fiestas, danzas, corrillos en las calles y reuniones espontáneas se prolongaron hasta el amanecer.

Al día siguiente, el primer evento en la agenda oficial fue el reconocimiento presidencial de todos los soldados y oficiales sobresalientes.  En dicha ceremonia, auspiciada por el presidente Reuven Rivlin en su residencia de Jerusalén, se reconoció a los mejores y más distinguidos personajes entre los que protegen a Israel durante su servicio militar.

Uno de los espectáculos favoritos en este día de la independencia, fue la exhibición de los aviones de la Fuerza Aérea Israelí.  Entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde, los jets de combate, los helicópteros y aviones de carga cruzaron con estruendo los cielos sobre la Tierra Prometida de norte a sur en un saludo aéreo a Israel y su pueblo.  Este año, se exhibieron por primera vez los recién adquiridos aviones F-35.
Asimismo tuvieron lugar presentaciones de diversas danzas folclóricas en el Museo de Israel.  Luego de estos programas se celebró la Competencia Bíblica Mundial para la juventud judía en el Teatro de Jerusalén, auspiciada por el Primer Ministro Benjamín Netanyahu. Cada año, los jóvenes participantes llegan desde todas partes de Israel para competir en su conocimiento de las Escrituras. Este año, el ganador fue Sagiv Lugassi, de 18 años de edad.

En su saludo de este  Día de la Independencia a la nación, el señor Netanyahu enfatizó una vez más, que el moderno estado de Israel es como un faro de luz, que alumbra no sólo al pueblo judío sino a toda la humanidad. El Primer Ministro inició su discurso enalteciendo la Declaración de Independencia en 1948 como “un momento de triunfo para el pueblo judío”.

Agregando: “Habíamos estado dispersos por todo el mundo durante varios miles de años.  Pero regresamos a nuestra antigua patria ancestral para construir un lugar seguro donde pudiésemos vivir y prosperar.  Muchos dudaron que este pequeño estado de Israel pudiese sobrevivir. Nos rodearon enemigos hostiles, quienes nos atacaron vez tras vez. Quizás por un tiempo, el escepticismo evidenciaría su presagio negativo. Pero sobrevivimos. Y mucho más que simplemente eso, sino que prosperamos”.

Netanyahu añadió: “Hoy día, Israel es un país fuerte, democrático y próspero. Y no tengo dudas de que en los próximos 69 años, continúe floreciendo, fortaleciéndose y progresando.  Perseveramos a pesar de toda la adversidad en nuestra contra.  Cualquiera que se encuentre luchando una justa causa, combatiendo contra adversidades indecibles, debería sentirse inspirado por nuestra historia”.

Démosle gracias a Dios por la forma cómo hizo posible el renacimiento de Israel, en cumplimiento de sus promesas antiguas.  Por haberlo defendido de todo tipo de ataque en su contra.  Oremos por las naciones que lo han bendecido y para que continúe siendo una bendición al mundo.

Nunca olvide las promesas que le hiciera Jehová Dios a Abraham, el padre de la nación judía: “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:2-3).

Modificado por última vez enMartes, 09 Mayo 2017 21:14
Más en esta categoría: Un país que nació en un día »
volver arriba