Menu

Un vistazo a la iglesia de Corinto

(Lase 1 Corintios 1:10-17 y 1 Corintios 3:1-8)

Debe el creyente procurar hablar en lenguas hoy da? Debe seguir el ejemplo de un ministro que, segn se dice, pasaba veinte minutos cada da tratando de alcanzar esta experiencia, presumiblemente para tener una vida espiritual ms profunda?

Adems del libro de los Hechos hay otro pasaje importante que tiene que ver con las lenguas en el Nuevo Testamento: 1 Corintios 12-14. De ese pasaje tan importante surgen muchas interrogantes y dificultades, pero es preciso primero dar un vistazo a la iglesia de Corinto para comprender el ambiente de estas dificultades.

Desgraciadamente esta es un rea descuidada por mucho tiempo al considerar el movimiento modemo de lenguas. Decir simplemente que "la iglesia de Corinto era problemtica para Pablo" no produce el debido impacto. As es que, antes de estudiar 1 Corintios 12-14, se debe echar un vistazo al ambiente de la ciudad de Corinto y a la iglesia local que estaba all.

LA CIUDAD Y SU DESCRIPCIN

Ubicacin. La cuidad de Corinto estaba situada en el sur de Grecia, en un istmo entre los golfos de Lepanto y Aegina, conectando el Peloponeso y la tierra firme, a unos 64 kilmetros al oeste de Atenas.

Tena dos puertos (algunos afirman que tena tres), Cencrea al este y Lechaeum al oeste, dominando de este modo el trfico de los dos mares, el occidental y el oriental. (1) Ahora hay un canal para barcos que une estos puertos. Corinto provea la conexin del oriente y el occidente y tambin entre el norte y el sur debido a su conexin de la tierra firme con el Peloponeso. Su fortaleza, llamada Acrocorinto, estaba construida sobre las rocas 614 metros sobre el nivel del mar.

Historia. Descubrimientos arqueolgicos han encontrado mucho de la ciudad de los das de Pablo. De hecho, la American School of Classical Studies (Escuela Americana de Estudios Clsicos) ha excavado a Corinto por treinta aos. (2) Hay un Corinto moderno, pero no existe ms que un pueblecito llamado Gortho entre las ruinas antiguas.

Los fenicios se radicaron en Corinto muy temprano, dejando rastros de su civilizacin en el arte de teir y tejer, as como en la religin y la mitologa. (3) Las sectas corintias de Afrodita y del Fenique ateniense, las dos de origen Fenicio, existan all; as es que las deidades paganas eran prominentes.(4)

La diosa Afrodita era el nombre griego de la diosa que los romanos adoraban como Venus, la diosa de la lujuria y el amor camal. Para celebrar los ritos de Afrodita los corintios se entregaban a la disolucin ms vergonzosa. (5)

Tan escandalosa era la inmoralidad corintia que por todas partes del mundo de habla griega, si los hombres y las mujeres se comportaban de una manera obscena, lo peor que se les poda decir era que se portaban como los corintios. Corinto era la ciudad del vicio insuperado en el mundo romano.

Corinto era la capital de la provincia de Acaya, una ciudad sobresaliente de Grecia, cuya poblacin era de unas 700.000 personas en el tiempo de Pablo. (6) Su poblacin era mixta, romanos, griegos y judos. (7)

Sus artes y arquitectura tenan mucha fama, tambin su espritu comercial y materialista. Alguien dijo: "Corinto era un centro comercial, religioso, cultural y tambin de vicio, una ciudad que representa en miniatura la civilizacin de la que nosotros formamos parte ahora. (8) Los juegos istmeos se celebraban a dieciseis kilmetros de la ciudad cada cuatro aos. (9)

Corinto fue destruida por los romanos en el ao 146 a.C.; luego fue reconstruida por Julio Csar en el ao 46 a.C. (10) El apstol Pablo la visit cien aos ms tarde. Era acaudalada, cosmopolita e inmoral. Se nos recuerda en parte esa opulencia cuando Pablo hace mencin del oro, la plata y las piedras preciosas en el captulo 3 de su primera epstola.

La iglesia y su formacin

La iglesia de Corinto naci del ministerio del Espritu Santo a travs del apstol Pablo, Silas y Timoteo en el segundo viaje misionero (Hch. 18:1-5).

A medida que la iglesia creca en la gran metrpoli, afluan muchos judos a este centro de comercio. Aquila y Priscila, en su ocupacin de vendedores de tiendas, se encontraban entre estos judos. Dice el versculo 2 de Hechos 18: "Y hall [Pablo] a un judo llamado Aquila, natural del Ponto, recin venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio haba mandado que todos los judos saliesen de Roma."

Hechos 18:5, 8a menciona a otros: "Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicacin de la palabra, testificando a los judos que Jess era el Cristo.... Y Crispo, el principal de la sinagoga, crey en el Seor con toda su casa...." La presencia de estos judos establece un punto muy importante con referencia al propsito de hablar en lenguas en Corinto.

All se qued Pablo unos dos aos, predicando, enseando y organizando la iglesia. Puesto que muchos de los judos volvieron la espalda en blasfemia e incredulidad, Pablo se volvi a los gentiles. "Pero oponindose y blasfemando stos, les dijo, sacudindose los vestidos: Vuestra sangre sea sobre vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me ir a los gentiles" (Hch. 18:6).

La iglesia que estaba en Corinto representaba un sector muy diversificado de los ciudadanos de la ciudad, abarcando varones y mujeres, judos y gentiles, esclavos y amos. Sin embargo, por causa de la incredulidad de los judos la iglesia de Corinto no constaba principalmente de judos. Inclua a Justo (v. 7), y "muchos de los corintios, oyendo crean y eran bautizados" (v. 8). El Seor le dijo a Pablo: "... yo tengo mucho pueblo en esta ciudad" (v. 10).

Hechos 20 habla de la inquietud prolongada de Pablo por los creyentes cuando regres a Corinto en su tercer viaje misionero. "... lleg a Grecia. Despus de haber estado all tres meses...." (v. 2b-3a). Pablo escribi su Primera Epstola a los Corintios en el ao 59 d.C., al final de sus tres aos de residencia en Efeso.

Despus de haber dado un vistazo a la ciudad de Corinto y a la formacin de la iglesia all, volvamos a examinar aquella iglesia.

Un examen de la iglesia

Las Escrituras revelan la maravillosa posicin de la iglesia de Corinto en Cristo Jess. Esta era una verdadera asamblea local: "A la iglesia de Dios que est en Corinto..." (1:2). Eran "santificados" o apartados en Cristo Jess. De veras eran cristianos y eran "llamados a ser santos" (v. 2).

Hablando de ellos, el versculo 5 asevera que "fuisteis enriquecidos en l, en toda palabra". Eso tiene que ver con la expresin externa. Comprese con 2 Corintios 8:7: "Por tanto, como en todo abundis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad tambin en esta gracia." Es posible que esta sea una referencia indirecta a las lenguas. Tambin haban sido enriquecidos "en toda ciencia"(v. 5), lo que tiene que ver con la conviccin interior.

El versculo 7 indica que los corintios estaban "esperando la manifestacin de nuestro Seor Jesucristo". Tenan una maravillosa posicin en Cristo. Haban recibido mucho! "... la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jess" (v. 4). Y "... nada os falta en ningn don..." (v. 7). Sin embargo, no todo estaba bien espiritualmente en la iglesia de Corinto.Haban ciertos problemas especficos. La iglesia de Corinto no era una iglesia espiritual. En efecto, de todas las iglesias en el Nuevo Testamento, la de Corinto fue la iglesia ms problemtica para el apstol Pablo.

Otras ciudades tambin haban sido perjudicadas por mala reputacin. Hay que pensar en Efeso y los pecados relacionados con la diosa Diana all. Aunque en Apocalipsis 2 el Seor dijo ms tarde que los efesios haban perdido su primer amor, el nivel espiritual de los creyentes de all era mucho ms alto que el de la iglesia de Corinto. La Epstola de Pablo a los Efesios contiene la verdad ms profunda sobre la iglesia de todas sus epstolas. Solamente una iglesia verdaderamente espiritual poda recibir tal enseanza. Aunque el ambiente es importante en la vida de una iglesia tanto como en la de una persona, y se puede reflejar en el futuro, la obra permanente de Cristo en el corazn desde el momento de la salvacin es lo que realmente importa para el testimonio efectivo y la gloria de Dios. Desgraciadamente, la iglesia de Corinto no era una iglesia espiritual.

  • viagra porn
  • viagra liquid
  • get viagra online
    • Divisiones en la iglesia. Uno de los mayores sntomas de la inmadurez espiritual de los creyentes de Corinto eran sus divisiones. "Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Seor Jesucristo, que hablis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estis peifectamente unidos en una misma mente y en un mismo parece" (1:10). Pablo expres esta exhortacin por causa de las divisiones que existan dentro de la iglesia. Comprese con 1 Corintios 11:18-19: "Pues en primer lugar, cuando os reuns como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados."

      Haba contenciones entre ellos. "Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos mos, por los de Clo, que hay entre vosotros contiendas" (1:11). La palabra traducida por "contencin" en griego, eris, quiere decir "rencilla, ria, contencin". Se usa otra vez en 3:3 y es traducida por "contiendas".

      La preocupacin de Pablo por esta condicin divisiva y no espiritual de los corintios segua en su segunda epstola. "Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queris; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desrdenes; que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quiz tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicacin y lascivia que han cometido" (2 Co. 12:20-21).

      Este espritu de divisin encontr su punto de enfoque en seguir a lderes humanos. "Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas [Pedro]; y yo de Cristo" (1 Co. 1:l2). Los corintios estaban divididos entre si por las personalidades. Hemos odo algo as alguna vez en las iglesias modernas? Una iglesia se arruina cuando los miembros quitan los ojos del Seor Jesucristo y miran a los hombres.

      Cuando Clemente de Roma escribi una carta a la iglesia de Corinto en el ao 97 d.C., treinta y ocho aos ms tarde, trat con el mismo problema: las divisiones. Esto es falta de madurez!

      Pablo se asegur de que los corintios comprendieran el enlace de la inmadurez con la divisin al comparar las dos cosas lado a lado en 1 Corintios 3:1-9. Afiman los primeros cuatro versculos: "De manera que yo, hermanos, no pude hablams como a espirituales, sino como a carnales, como a nios en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque an no erais capaces, ni sois capaces todava, porque an sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, no sois camales, y andis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, no sois carnales?" Si se ven divisiones se sabe que hay camalidad.

      Hay un tiempo y un lugar para la divisin. En 1 Corintios 10:20-21 se ordena a la iglesia que no tenga comunin espiritual con los que adoran a los demonios. En 2 Corintios 6:14-17 se exige a los creyentes que eviten la injusticia, las tinieblas, la impureza, los dolos y la contaminacin. Sin embargo, como observa Gardiner, "nada se dice de la separacin de los hennanos en tomo a diferentes personas. Tal divisin es inmadurez! (11)

      Es importante observar que, hoy da, dondequiera que se introduzca el hablar en lenguas en una congregacin que no tiene esa orientacin, habr tambin una divisin intensa. El asunto probablemente dividir la congregacin.

      Asevera Joseph Dillow un hecho poco reconocido: "Un estadillo de manifestaciones carismticas por poco destruy el impacto de la Reforma, e hizo que Lutero hablara claro en contra de tales cosas. (12)

      Posiblemente las divisiones en la iglesia moderna no tengan su base en las personalidades, pero pueden surgir sobre la cuestin de hablar en lenguas o no.

      Por qu es que hay algunos que escogen el camino de poner la unidad del cuerpo en segundo lugar y pasan por alto a nuestro Seor Jesucristo como cabeza de aquel cuerpo, todo por enfatizar un don inferior, el hablar en lenguas? Ese don es el ltimo en la lista ordenada de los dones espirituales en 1 Corintios 12:28, pero en muchas partes se ha puesto como el primero.

      Pudiramos concluir diciendo que cualquier cosa que divida a los creyentes no es del Esprutu Santo (asumiendo, por supuesto, que los hermanos desean conocer la voluntad de Dios)? Es menester observar que la nica iglesia que segua la prctica de hablar en lenguas era una iglesia carnal, dividida.

      Pablo tena la solucin a este problema de las divisiones. La respuesta no era el bautismo en agua, aunque por lo visto los corintios seguan al lder que los haba bautizado. "Porque no me envi Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio" (1:17). La solucin consiste en predicar el evangelio. Predicar la cruz de Cristo. Ponerlo a El primero y la razn por la cual vino y lo que puede hacer por los pecadores y por los santos.

      En 1 Corintios 3 Pablo hace hincapi en la unidad del cuerpo de Cristo. Esto es vital. El que plant (Pablo) y el que reg (Apolos) son uno, pero es Dios que da el crecimiento!

      La respuesta que Pablo presenta es en parte el evangelio y la unidad del cuerpo sometido a Dios que es el nico digno de gloria!

      Un vistazo a los antecedentes de Corinto y a la formacin de la iglesia alli nos ayuda a comprender su condicin carnal y el primer sntoma principal de su inmadurez espiritual, que fue la divisin. El siguiente captulo revela ms sntomas de inmadurez espiritual.