Menu

Escuche Radio América

El atalaya Pablo

Es imposible leer los escritos del apóstol Pablo, los que constituyen la mayoría de las epístolas del Nuevo Testamento, y no darnos cuenta que él advirtió sobre el engaño en la iglesia.  Mientras que sus escritos definen principalmente el Evangelio del Señor Jesucristo y la sólida doctrina bíblica, e integran la base del cristianismo, casi todos las epístolas que escribió, ponen de manifiesto la agenda de Satanás para engañar a la iglesia en los últimos días. ¿Está usted familiarizado con las advertencias de Pablo?

Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, ordena que los líderes se mantengan fuertes y suenen la alarma cuando vean el peligro. Tal vez la porción más conocida de la Escritura que resume el engaño del fin de los tiempos, que tiene lugar en el nombre de Cristo, se encuentra en 1 Timoteo capítulo 4.  Éstas son las palabras escritas por Pablo, inspiradas por el Espíritu Santo:

  “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, tienen cauterizada la conciencia...  Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Timoteo 4:1–2, 6).

En esta porción de la Escritura, Pablo habla acerca de cómo en los últimos días ya no creerán en la Palabra de Dios, por qué y de qué manera tendrá lugar el engaño, y el desarrollo y crecimiento del cristianismo falsificado.   Describe a los líderes que lo profesarán, como hipócritas sin conciencia.  Explica además, que un buen pastor quien representa al Señor Jesucristo, está fundamentado en la Palabra de Dios y la sana doctrina y se levantará contra esta hipocresía, sin permanecer en silencio.

 Posteriormente, en su 2 epístola a Timoteo, Pablo describe el antídoto para contrarrestar este tiempo de engaño, cuando el cristianismo se convierte en una fe apóstata, y cómo aquellos que una vez profesaron la fe bíblica se apartan de la verdad.  Los cristianos necesitan predicar la Palabra de Dios con convicción, haciendo todo lo posible para proclamar el verdadero Evangelio mientras todavía hay tiempo para hacerlo.  Este Evangelio puro y sin adulterar es lo que debe motivar a cada creyente sincero que cree en la Biblia, especialmente a aquellos en el liderazgo que son responsables por otros.

Al escribirle a Timoteo, le declaró con urgencia: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.  Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2 Timoteo 4:1–5)

  Me parece que Pablo estaba haciendo una advertencia acerca de los días en que estamos viviendo ahora.  Seguramente ha llegado el tiempo en que ya no se acepta la sana doctrina, lobos con piel de oveja disfrazados como pastores se dedican a entretener en lugar de enseñar la verdad bíblica.

Soy Roger Oakland.  Ésta ha sido una perspectiva bíblica para ayudarle a Entender los Tiempos.

(Traducción: Judith Arias DeRojas)

volver arriba