Menu

Escuche Radio América

Patos, ovejas y personas

  En la Biblia vemos, que Dios decidió representar a los seres humanos como ovejas. ¿Por qué no escogió a algún otro animal? ¿Qué con respecto a un asno, un caballo o un camello?  Si usted sabe algo sobre el comportamiento de las ovejas, lo entenderá.  Los humanos somos como ovejas y necesitamos un pastor.

            Hace ya algún tiempo, estaba sentado cerca de un estanque en donde las personas estaban alimentando a los patos.  Noté que uno de ellos tenía un ala rota, y pedaleaba con sus patas desesperadamente a un lado de la charca, incapaz de competir con los otros.  Una persona se dio cuenta que el pobre pato no estaba recibiendo una porción de alimento, y caminó por la orilla del estanque y le tiró varios pedazos de pan para que así el animal pudiera recoger la comida del agua sin tener que moverse.  Instantáneamente, el resto de los patos se le abalanzaron y comenzaron a picotearlo.  No pude evitar pensar, que los patos son exactamente como las personas.

            En la Biblia, el Señor decidió usar a las ovejas, no a los patos, a fin de ilustrar el comportamiento humano.  La razón, claro está, es que Jesús es el buen pastor.  Los pastores, pastorean las ovejas, no a los patos.  Asimismo, la relación entre las ovejas y el pastor es una forma exacta para la ilustrar la analogía entre el pastor y el rebaño. Los pastores las guían, protegen y están atentos al peligro de los lobos y otros predadores.  Las ovejas necesitan un buen pastor a fin de funcionar correctamente.

            Cuando discutimos sobre las cualidades de un buen pastor, debemos de estar conscientes de que hay ovejas que no creen que necesitan un pastor.  A veces ellas piensan que deberían ser el pastor. Incluso hay casos en que las ovejas pueden convertirse en lobos y atacar al pastor.  Hay muchos pastores que han sido lastimados por las ovejas, debido a las cosas que han dicho y hecho.

            Asimismo, hay otra cosa sobre el comportamiento humano que es bastante común.  Si las ovejas no están de acuerdo con su pastor cuando les enseña principios bíblicos que ponen de manifiesto su naturaleza caída, simplemente abandonan el rebaño.  Buscan a otro pastor que les diga las cosas que quieren oír y que les haga sentirse bien.  En la Biblia, a esto se le llama tener comezón de oír.

            La Biblia declara que en los últimos días, así será exactamente la forma cómo se comportarán las ovejas.  No desearán escuchar la sana doctrina, sino sentirse bien, que les digan que son buenas y continuar en sus pecados.

            “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:3–4).

            Esto me recuerda un mensaje que vi un domingo por la mañana en televisión, de uno de los pastores más populares en Estados Unidos.  Cerca de 20.000 personas se encontraban congregadas en un estadio.  El pastor les dijo que todos eran buenos. Luego agregó, que sus padres eran buenas personas - y que también sus abuelos lo eran.  Sugirió que todos le dijeran a Dios cuán buenos eran, y que sí lo hacían el Señor les daría todas las cosas maravillosas. El estadio colmado de personas, estalló en aplausos.

            Sí, los patos y las ovejas son como personas, y las personas son como patos y ovejas.  Ahora comprendo por qué mi Papá me dijo, que su razón para ser granjero fue, que llegó a la conclusión que tratar con la naturaleza, era mucho más fácil que tratar con la naturaleza humana. ¡Gracias a Dios que en cielo, las cosas serán mejores!

            Soy Roger Oakland.  Ésta ha sido una perspectiva bíblica para ayudarle a Entender los Tiempos.

(Traducción: Judith A. DeRojas)

volver arriba